Finsa prepara inversiones millonarias para su fábrica de Portugal

stop

La primera maderera gallega ampliará la planta lusa de Nelas con una nueva línea de producción y aumentará la plantilla

El conselleiro Francisco Conde en una visita a Finsa en Santiago

Santiago, 03 de diciembre de 2014 (20:57 CET)

Finsa está decidida a ganar músculo en Portugal y ya tiene sobre la mesa la hoja de ruta para elevar su capacidad de producción y aumentar plantilla. Una buena noticia para la compañía con sede en Santiago, que en los últimos años ha pasado las tijeras por toda su estructura societaria y que, tras regresar a la senda de los beneficios en 2013 --aunque mostrando debilidades-- da un paso hacia delante. La inversión no será en Galicia, será en la ciudad portuguesa de Nelas, en la Región Centro, a 80 kilómetros de Coimbra.

Allí la primera maderera gallega levanta una de las plantas de la filial Luso Finsa, que hasta el momento se dedicaba a la fabricación de tablero de fibra. La ampliación de la fábrica permitirá incorporar una nueva línea de producción de aglomerado, que supondrá la elaboración de nuevos tipos de tablero de media intensidad (MDF) y de partículas de madera, así como el consiguiente aumento de plantilla para cubrir el incremento de producción.

Inversión secreta

Finsa no ha desvelado cuánto invertirá en la adecuación de la planta. Tiene amarrados 5 millones que ha obtenido gracias a un préstamo de coinversión de la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (Cofides) a cargo del Fondo para Inversiones en el Exterior (FIEX). Pero, como mínimo, la inversión debería multiplicar por cinco los fondos obtenidos de Cofides. Tirando por lo bajo.

Luso Finsa tiene una segunda planta en Portugal, en Matosinhos (muy cerca de Oporto), que hasta no hace demasiado operaba bajo la marca Jomar. La compañía decidió fusionar recientemente ambas sociedades, que se desarrollaron por separado en el país portugués a lo largo de los años. Junto a la sede central de Finsa, en Santiago, serán las dos fábricas del noroeste peninsular con capacidad para la producción de tablero de fibra y aglomerado, incluido el superpan, una línea compuesta que fabrica en exclusiva la maderera gallega y que se compone de caras externas de fibra de madera e interior de partículas aglomeradas.

Galicia y Portugal

El abastecimiento de las fábricas portuguesas se cubre con madera de los bosques lusos y gallegos. Todavía habría una tercera instalación de Finsa en Portugal. Bresfor, ubicada en Gafanha da Nazaré, pero se dedica a resinas y otros productos químicos.

En Galicia, la maderera mantiene plantas en Ourense, Padrón, Rábade y Santiago. De estas, solo la compostelana combina el tablero de fibras, el aglomerado y el superpan. En Ourense, la antigua Orember, se cerró una línea de melanina que conllevó el traslado de trabajadores a Santiago.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad