Finsa incrementa sus números rojos pero vende un 20% más

stop

La maderera, que aumenta su cifra de negocio en plena crisis del sector, cierra 2012 con más de 13 millones de pérdidas

Planta de Finsa en Santiago | Finsa

20 de septiembre de 2013 (00:44 CET)

Finsa crece, pero también lo hacen sus pérdidas. El líder maderero gallego logró incrementar su cifra de negocio más de un 20% en el último ejercicio. Pasó de facturar 445 millones de euros en 2011 a elevar el dato hasta los 537 millones un año después, según consta en las cuentas presentadas por Financiera Maderera en el Registro Mercantil. Un aumento notable, teniendo en cuenta no solo la crisis económica general, sino la que azota a la propia industria maderera, castigada con dureza por la caída de la construcción, entre otros factores. Los últimos datos de la Federación Europea del Panel, sin ir más lejos, marcan un descenso del 5,5% (28,7 millones de metros cúbicos) en la producción de tableros en Europa en 2012 (en 2007, en el inicio de la crisis, era de 37,8 millones de metros cúbicos). Mientras, en Galicia, la facturación de la industria maderera cayó un 4,5% ese mismo año.

En este contexto, el líder gallego de la madera logró intensificar sus ventas. Esa es la parte positiva en el balance de la empresa creada por Manuel García Cambón, que no consigue rebajar sus números rojos. Cerró el ejercicio con pérdidas por valor de 13,3 millones de euros. Las cifras negativas aumentan algo más de un 15% con respecto al año anterior, que acabó con números rojos por valor de 11,5 millones.

Adiós a Inama

En el sector maderero, Finsa se nombra con frecuencia como referente en innovación, valor que impulsan para mejorar las exportaciones y, sobre todo, las exportación de madera con valor añadido. Bajo esa filosofía, el grupo está controlado por Fincorporativa, que posee el 86,3% de las acciones de la maderera de forma directa y un 0,5% a través de autocartera de la propia Financiera Maderera. Con un 12% figura Móstoles Industrial, una compañía vinculada al grupo de El Corte Inglés.

La maderera, que presentó el año pasado un ERE temporal para 1.350 trabajadores de las cuatro plantas gallegas y que viene de cerrar dos líneas de producción en su planta de Ourense trasladando a una veintena de trabajadores a la sede central en Santiago, ha dado carpetazo a su aventura vasca este año.

Finsa ha absorbido a su filial Inama, ubicada en la localidad de Muxika (Vizcaya) y que llevaba un año y medio en concurso de acreedores. En el proceso ha tenido que devolver 7,5 millones de euros en subvenciones concedidas al amparo de las denominadas “vacaciones fiscales” vascas, un sistema de exención de impuestos que la Unión Europea declaró ilegales. Junto a Industria de Maderas Aglomeradas (Inama), ahora absorbida, entre las participadas por Financiera Maderera constan en el Regitro Mercantil Ecar Eólica, Foresa, Industrias Químicas del Noroeste, Decotec Printing o Electricidad Eólica de Galicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad