Finsa enseña músculo: duplica beneficios y gana más de 60 millones en 2015

stop

La maderera compostelana, líder del sector en España, elevó su resultado de explotación a 80,5 millones y sus ventas se situaron en 817 millones, con un alza del 5%

X.R.M.

El conselleiro Francisco Conde junto al secretario general de Finsa, José Carballo, durante una visita a las instalaciones de la compañía en Santiago / EFE
El conselleiro Francisco Conde junto al secretario general de Finsa, José Carballo, durante una visita a las instalaciones de la compañía en Santiago / EFE

en A Coruña, 20 de julio de 2016 (03:56 CET)

A Finsa le salen las cuentas. La primera maderera española, líder del mercado de la primera transformación, ha dejado atrás los duros años en que tocó reinventarse, golpeada por la crisis del ladrillo. De ese túnel ha salido una compañía que ya en 2014 mostraba sus fortalezas de nuevo, que se redoblaron el año pasado. La maderera compostelana, de capital familiar y situada en el top de las empresas gallegas por ventas, duplicó el año pasado su beneficio neto, alcanzando los 61,4 millones, frente a las ganancias de 24,9 millones del ejercicio anterior. El resultado de explotación consolidado se situó en los 80,5 millones de euros, un destacado incremento respecto a los 39,2 que había obtenido en 2014

El año pasado, según el balance y la cuenta de resultados presentados por la compañía en el Registro Mercantil, la cifra total de ventas como grupo consolidado de Finsa se situó en 817 millones, con un alza del 5% sobre el 2014. Como tal, el grupo integra una veintena de filiales repartidas por España, Irlanda, Portugal, Francia, Reino Unido y Holanda, a las que suma ahora su presencia de México y Panamá.  

Los poderes del grupo  

El ebitda de Finsa, es decir, el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, se disparó hasta los 109,4 millones, con un incremento del 30% sobre 2014.

La compañía explica que ese resultado "se ha destinado, en gran parte, a realizar inversiones en inmovilizado material". El resultado atribuido a la sociedad dominante, la cabecera del grupo industrial, fue de 58,1 millones, más del doble sobre los 26,1 millones que había obtenido en 2014. Todo un salvoconducto para encarar un futuro de inversiones.  

La compañía razona el buen comportamiento de las principales magnitudes. "El incremento de la cifra total de ventas respecto del ejercicio anterior viene explicado", dicen los gestores de Finsa, "por un aumento de las ventas en cantidad y por el leve aumento en los precios medios, mientras que los costes han permanecido estables en su conjunto, evolucionando de forma dispar". La bajada relativa de los costes energéticos (precios del fuel y del gas) está en parte detrás de este comportamiento.

Enajenaciones

"Consecuentemente con el aumento de ventas y el mantenimiento de los costes", añaden, "se produce una mejora relevante del ebitda recurrente, respecto del ejercicio anterior, la cual ha supuesto 25,4 millones de euros más que en el año 2014".

El resultado de explotación ha mejorado respecto del ejercicio 2014, "esencialmente, por la concurrencia de determinadas circunstancias no recurrentes, como ingresos extraordinarios procedentes de enajenación de inmovilizado y retrocesiones de deterioros y provisiones registradas en años anteriores", dicen. Todo ello se traduce en un aumento de 41,3 millones de euros.  

Sociedades y dividendo

Por sociedades, los mejores comportamientos, al margen de la matriz, Finsa, los aportaron filiales como Cogeneración del Noroeste (pasó de las pérdidas a ganar 4,9 millones), Foresa (ganó 5,5 millones), Luso Finsa (beneficios de 6 millones frente a unas pérdidas de 4 millones en 2014) y Finsa Holding France, que prácticamente duplicó sus resultados.  

Finsa lleva dos años vendiendo más fuera de España que en su mercado doméstico, y por ahí apuntan los nuevos proyectos del grupo. Por mercados geográficos, de los 817 millones que ingresó el grupo compostelano en 2015, unos 350 millones se generaron en el mercado comunitario y prácticamente 76 millones fuera de la Unión Europea. Frente a ese balance, el grupo ingresó en España unos 390 millones.  

La junta general de Finsa, celebrada en Santiago el pasado 15 de junio, decidió aprobar una aplicación de un resultado que pasa por destinar a reservas voluntarias 37 millones, y otros 3 millones que van a reservas de capitalización.

La junta también decidió destinar a dividendos unos 8,7 millones de euros entre sus actuales familias accionistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad