Ferrol, la isla de beneficios en el mar de pérdidas de Navantia

stop

Los astilleros gallegos fueron los únicos que registraron ganancias dentro del grupo público en los últimos cuatro años

Manifestación de trabajadores de Navantia en Santiago de Compostela | EFE

29 de noviembre de 2013 (21:19 CET)

Navantia y su presidente, José Manuel Revuelta, están en el ojo del huracán. La falta de contratos en el grupo de construcción naval público y la elaboración de un nuevo plan estratégico 2014-2018 que podría traer aparejadas reestructuraciones han destapado todo un conflicto que salpica a varias comunidades. De todas las plantas de Navantia, sólo los astilleros de Galicia han conseguido beneficios en los últimos cuatro años.

El grupo público tiene factorías en Ferrol, Fene, Cartagena, Puerto Real, San Fernando y Cádiz, además del centro corporativo de Madrid. Según su balance anual, el resultado de explotación de la compañía a cierre de 2012 sumó unos números rojos de 133,8 millones de euros. Prácticamente el doble que un año antes, cuando alcanzaron los 84,3 millones en negativo. Las pérdidas netas fueron de 78,2 millones, frente a los 43,2 millones de 2011.

Por si fuera poco, presenta un pasivo total de 4.600 millones de euros, de los que algo más de 3.000 millones son deuda a largo plazo, la mayoría contraída con el Ministerio de Industria.

Comunidades alerta


La situación de crisis ha levantado a las comunidades que poseen factorías navales. La primera en disparar ha sido Galicia. El Gobierno de Alberto Núñez Feijóo critica abiertamente la labor de Revuelta. El mandatario ha llegado a manifestar que “los directivos que incumplen sus obligaciones no merecen seguir en el cargo”. Además, esta misma semana unos 200 alcaldes y cargos del Partido Popular de la zona de Ferrolterra viajaron a Madrid para manifestarse delante de la sede de Navantia y de la SEPI (su accionista único).

En medio de un escenario de multitudinarias manifestaciones de trabajadores y de la más que probable pérdida de un contrato con Gas Natural para la construcción de cuatro metaneros, el presidente gallego aseguró que exigiría a la empresa conocer el balance desagregado de cada una de las factorías del grupo. “Hay muchos intereses en juego, y Galicia juega los suyos”, declaró. Quiere destacar la eficiencia de la construcción naval gallega.

Los astilleros, uno a uno

La realidad es que entre 2008 y 2012, del total de factorías del grupo, tan sólo los astilleros de Ferrol han dado beneficios. Y eso a pesar de la falta de contratos y de que la mayoría de los encargos han sido para reparaciones.

Este viernes, el Bloque Nacionalista Galego (BNG) remitió a la Xunta datos desagregados de los astilleros públicos. Según muestran las cuentas, en cuatro años, las factorías de Ferrol-Fene consiguieron unos beneficios de 64,5 millones de euros. No son grandes cifras, pero se disparan en la comparación con el resto de factorías. La de Cartagena registró números rojos por valor de 10,9 millones de euros y la de Madrid por 109,3 millones. Fue Cádiz quien se llevó la palma. Los centros gaditanos acumularon entre 2008 y 2012 pérdidas por valor de 380,8 millones de euros.

La mayor deuda, en Cádiz


Más datos corroboran la delicada situación de los astilleros de Cádiz. Según las cifras del BNG, cerraron con pérdidas los ocho últimos ejercicios, desde 2005. Acumularon durante esos años unos números rojos por valor de 470,8 millones de euros. Diez veces más que lo que suma Ferrol en el mismo período.

Lo mismo pasa con el centro corporativo de Madrid. Desde 2005 encadena ejercicios en números rojos, con 157,3 millones en negativo acumulados.

El año pasado, todos los centros cerraron en pérdidas, excepto Cartagena, que consiguió unos beneficios de 1,7 millones. Cádiz sumó 76,14 millones en negativo; Madrid, 11,7; y Ferrol-Fene acabó con pérdidas de 2,99 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad