Ferrol guarda vigilia contra la pesadilla del naval

stop

Cerca de 5.000 personas abarrotan la plaza de Armas con calabazas y antorchas para demandar carga de trabajo

Miles de personas reclamaron carga de trabajo para el naval en Ferrol | EFE

30 de noviembre de 2013 (00:13 CET)

Una comarca vertebrada por el naval, sector del que dependen miles de puestos de trabajo, y una situación de alarma en los astilleros, que entregarán en diez días el último buque a Australia y no tendrán en el horizonte más que pequeños trabajos y promesas de encargos que todavía no se concretaron. Con estos ingredientes se cocinó una movilización de miles de personas --hasta 5.000-- que abarrotaron la plaza de Armas de Ferrol, el espacio frente al Ayuntamiento, para pedir carga de trabajo. O lo que es lo mismo, que se preserven los empleos puestos en peligro por la falta de contratos para Navantia.

Equipados con velas, antorchas y calabazas, los manifestantes protagonizaron una noche de vigilia por el naval, azuzada por el retraso en la adjudicación del flotel de Pémex prometido hace ya año y medio y por la probable pérdida de un contrato para construir cuatro gaseros para Repsol y Gas Natural, un encargo que todavía intenta rescatar el Gobierno para el grupo público de astilleros.

Fue una vigilia cívica para alertar del profundo coma al que se encaminan las factorías de Ferrol y Fene y su red de compañías auxiliares si el grupo naval no firma pronto algún contrato.

Miles de empleos en juego

De esas dos factorías dependen 2.200 empleos directos, y se calcula que otros 18.000 indirectos. Es un argumento de peso para las quejas de vecinos y trabajadores, que pidieron a gritos la dimisión de los que consideran responsables de la crítica situación, entre ellos, el Gobierno y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), único accionista de Navantia.

También se encendieron velas que formaban la palabra "Dique sí", y una gran tela se desplegó desde el balcón principal del Consistorio con el lema "Ferrolterra exixe solucións", que da nombre a la plataforma ciudadana que ha promovido esta acción reivindicativa y en la que están representados los cuatro sindicatos mayoritarios (CCOO, CIG, UGT y USTG), junto a partidos políticos y también entidades vecinales y hosteleros de la comarca

La plantilla directa de Navantia puso fin al encierro que mantuvieron hoy en el astillero y dos mil operarios salieron caminando hacia la plaza, donde desplegaron la pancarta con la que los Comités de Empresa de Fene y Ferrol, las dos factorías públicas de la ría, reclaman "Carga de traballo xa".

“Si cae Navantia, cae todo”


"El deterioro económico de la ciudad llegó al punto de que hay más escaparates con el cartel de 'se vende' que el de 'Rebajas'", expresó la plataforma convocante en un comunicado. Y es que el naval es algo más que un problema sectorial para Ferrol y para Ferrolterra. "Si cae Navantia, cae todo. Hasta un niño lo sabe".

La plataforma estima que, tras la entrega del buque a Australia, otros 800 operarios de auxiliares para nuevas construcciones se irán a la calle, sumándose a los 3.200 que, según estiman, ya fueron despedidos desde finales del 2010.

Más protestas

La semana pasada, durante una protesta en la AP-9, los operarios improvisaron en la cuneta un cementerio con veinte cruces blancas: una por cada empresa auxiliar que ha cerrado en los últimos tres años, y el martes, en Santiago, quemaron un ataúd cerca del Parlamento gallego con el naval ferrolano, de forma simbólica, consumiéndose dentro.

El domingo, 1 de diciembre, toda la comarca de Ferrol está llamada a secundar a mediodía una gran movilización comarcal que cuenta con el respaldo de todos los partidos políticos (PP, PSOE, BNG e IU) en defensa de unos astilleros que agotan su carga de trabajo en diciembre con la entrega del 'Adelaide', el último de los dos megabuques contratados por Australia en 2007.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad