Ferroatlántica sale escaldada de la Audiencia Nacional por su deuda con la Seguridad Social 

stop

La Sala de lo Contencioso tumba un recurso de la empresa de Villar Mir, que llegó a solicitar un aplazamiento de sus deudas por 5,3 millones de euros 

Juan Miguel Villar Mir | EFE

en A Coruña, 24 de noviembre de 2016 (06:19 CET)

Villar Mir quiere ganar siempre, por muy poco que esté en juego. Ferroatlántica es un caso práctico. Envuelta en un sinfín de problemas por la segregación de sus activos hidráulicos en Galicia, paso previo a su venta, la compañía acaba de recibir una bofetada en la Audiencia Nacional. Y todo a cuenta del aplazamiento de una deuda con la Tesorería General de la Seguridad Social de nada menos que 5,3 millones que solicitó en 2014, a pesar de sus beneficios. 

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional despachó hace apenas un mes con una desestimación el recurso de apelación que había presentado Ferroatlántica para rebajar su deuda aplazada con la Tesorería General de la Seguridad Social. Ferroatlántica había recurrido una sentencia del  8 de julio de 2015 dictada por el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 3. La compañía pretendía que se modificaran los términos e importes del aplazamiento, que había sido concedido inicialmente por la Seguridad Social.  

Las cuotas de los trabajadores

En concreto, en febrero de 2014 Ferroatlántica solicitaba aplazamiento de su deuda por importe de 5,3 millones ante la Tesorería General de la Seguridad Social. Dos meses después, una resolución del director general de la Seguridad Social concedía el aplazamiento, pero por un importe total de 4,2 millones, "especificándose un plan de vencimientos y supeditándose al ingreso de las cuotas inaplazables por importe de 700.000 euros correspondiente a las aportaciones de los trabajadores y a las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional en el plazo de un mes desde la notificación del acuerdo", según recoge la sentencia. 

A Ferroatlántica no le bastó con que el aplazamiento le fuera concedido. Lo impugnó alegando la existencia de ciertos hechos que calificó como «relevantes», acontecidos entre la petición de aplazamiento y su resolución, y que ponían de manifiesto que el importe inicial no era el montante efectivamente adeudado a la Tesorería General de la Seguridad Social. 

Retenciones de Hacienda

Lo que pretendía en su demanda es que fuera modificado el importe de esta deuda. Ferroatlántica admitía que inicialmente pidió el aplazamiento de 5,2 millones, pero había que restar 900.000 euros retenidos en su día por la Agencia Tributaria, "lo que daría un importe a aplazar de 4,4 millones de euros y no los 4,9 millones reconocidos por la Seguridad Social". 

Entre que pide el aplazamiento, en febrero de 2014, y la sentencia que acaba de emitir la Audiencia Nacional, que data del pasado 14 de septiembre, Ferroatlántica acumula cuantiosos beneficios. El año pasado ascendieron nada menos que a 43,3 millones de euros, en parte derivados de la actividad de sus centrales hidráulicas, además de las ferroaleaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad