Ferroatlántica condiciona 75 millones de inversión en Galicia a la venta de las centrales

stop

Promete la construcción de la nueva planta de silicio solar en Arteixo y de una fábrica de carbón vegetal, además de las inversiones en Cee y Dumbría, si traspasa el negocio hidroeléctrico, "no estratégico" para el grupo

Miembros del comité de Ferroatlántica encerrados en el Salón de Plenos del Concello de Cee | Cedida

en A Coruña, 12 de diciembre de 2016 (12:27 CET)

Juan Miguel Villar Mir continúa prometiendo inversiones en Galicia. Ferroglobe, el grupo en el que se integra Ferroatlántica, destinará nueve millones a instalar una planta de fabricación de carbón vegetal en territorio gallego. La fábrica estará vinculada a la producción de la nueva planta de silicio solar que la empresa pretende levantar en Arteixo con un desembolso de 42 millones.

Este desarrollo industrial forma parte de un plan para invertir 75 millones en Galicia para el fortalecimiento del área de electrometalurgia. Según transmitió la compañía en un comunicado, "el reto de este programa inversor solo es posible con la enajenación de actividades no estratégicas para la compañía y que hoy están desvinculadas de su actividad productiva principal, como es el caso de las centrales hidráulicas que la compañía tiene en España y Francia".

Inversiones en Cee y Dumbría

La venta de las centrales ha provocado un fuerte rechazo en Galicia, pues todos los partidos del Parlamento gallego y los trabajadores de Ferroatlántica se han posicionado en contra. El propio Núñez Feijóo consideró que la normativa no permitía la segregación de la actividad hidroeléctrica, paso imprescindible para el traspaso.

En este clima, Ferroatlántica ha asegurado con vehemencia que las fábricas de Cee y Dumbría, ligadas a las centrales, son rentables por sí mismas. De hecho, llegó a asegurar que eran "las más competitivas del grupo" y que invertiría 16 millones antes de 2018 para asegurar la separación de la producción y el consumo de energía eléctrica.

La planta de carbón vegetal

Villar Mir sube ahora la apuesta con una fábrica de carbón vegetal, dejando ya claro que todo el dinero que pone sobre la mesa está supeditado al traspaso de las centrales. La planta se levantará sobre una superficie de 10.000 metros cuadrados, en la que se instalarán catorce hornos y dos equipos de secado. Con ello, Ferroglobe producirá, a partir de 63.000 toneladas de madera, 15.000 toneladas de carbón vegetal al año.

"El desarrollo industrial de carbón vegetal a gran escala es un desarrollo tecnológico de máxima prioridad para Ferroglobe en los próximos años", asegura la empresa, que destaca el impacto positivo en el sector forestal gallego, ya que la instalación "consumirá 63.000 toneladas de madera al año, el 8 % de la que se tala actualmente".

96 empleos vinculados

"La entrada de Ferroglobe como consumidor de madera tendrá un efecto muy positivo en el sector forestal gallego, porque su necesidad del 8 % del total talado en Galicia dinamizará el mercado, beneficiando tanto a los pequeños propietarios de bosques como a los 70.000 trabajadores vinculados a la actividad maderera", insiste la compañía.

Aunque la ubicación exacta no está decidida, la empresa quiere levantar la fábrica en Galicia por "la importancia de la industria forestal y la presencia del centro de I D i de Ferroglobe en Sabón". Asegura que los puestos de trabajo "vinculados" a la planta serán 96.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad