Pedro Larrea, consejero delegado de Ferroatlántica, en una imagen de archivo

Ferroatlántica abre el frente judicial contra la Xunta

stop

Ferroatlántica anuncia un recurso contra la denegación de segregación por parte de la Xunta y advierte de las consecuencias para el empleo en Galicia

A Coruña, 26 de julio de 2017 (18:42 CET)

No se quedará de brazos cruzados. Nada más conocer el fallo de la Xunta, que pone freno a sus aspiraciones de segregar el negocio hidroeléctrico del de las ferroaleaciones para proceder posteriormente a la venta de las centrales, Ferroatlántica anuncia que recurrirá por la vía administrativa una decisión que, en su opinión, es "contraria a Derecho". 

En un comunicado, la empresa se muestra "convencida" de que la cláusula que impide esta separación constituye "una disposición ilegal", además de "no atenerse, por anacrónica, a la realidad industrial de la compañía", y de tratarse a su juicio de "un ejemplo de discriminación en el libre ejercicio de la actividad económica". Por ello, advierte de que la decisión de la Xunta será recurrida primero ante la propia Administración autonómica y, "en su caso, ante la justicia, por vía contencioso-administrativa y en cualesquiera otras instancias donde la empresa pueda hacer valer sus derechos".

Consecuencias para el empleo

Asimismo, la compañía propiedad del empresario Juan Miguel Villar Mir advierte de que esta decisión "impide la realización del plan de futuro", con el que Ferroatlántica anunciaba que iba a invertir en Galicia 100 millones de euros "para mejorar sus capacidades y promover una nueva fábrica de silicio solar".

El rechazo de la Xunta, según avisa, "deriva asimismo en la precarización de los 533 empleos actuales en las centrales hidroeléctricas y en las fábricas de Cee, Dumbría y Sabón, dado que las plantillas no tendrán ninguna garantía de estabilidad, frente a la que Ferroatlántica ofrecía en el plan de futuro". "La decisión de la Xunta perjudica gravemente los intereses de Galicia al despreciar la creación de 200 empleos directos y 300 indirectos en Sabón (entorno de A Coruña), Cee y Dumbría", critica.

Proyecto frustrado

La negativa también "aborta" la implantación en Galicia de un proyecto "de gran futuro", según subraya, en alusión a la fabricación de silicio solar, que, según avanza, "ahora tendrá que replantearse en cuanto a tamaño y alcance y deberá buscar nueva localización allá donde las condiciones económicas, industriales y sociales sean más favorables". "Por ello carece de sentido mantener en Sabón las actividades de Silicio Ferrosolar, que serán paralizadas de inmediato, una vez que se tramiten las medidas laborales correspondientes", adelanta.

La compañía afirma que "también tendrá que adoptar medidas reorganizativas en sus instalaciones y revisar sus actuaciones de mecenazgo de las que se benefician numerosos clubes y sociedades del entorno de sus plantas, a las que se dedican anualmente 400.000 euros".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad