Fernández Tapias da entrada en su naviera gallega a un holding zaragozano

stop

El grupo familiar Tasal cubre una ampliación de capital y se incorpora al consejo de Naviera F. Tapias Galicia SL

Fernández Tapias al lado de Florentino Fernández | EFE

01 de julio de 2014 (21:50 CET)

Un naviero vigués afincado en Madrid sigue a vueltas con sus negocios en Galicia. Fernando Fernández Tapias, retirado para muchos tras la venta de su principal grupo a los canadienses de Teekay Shipping, mantiene todavía negocios, tanto marítimos como inmobiliarios. Y algunos vinculados a su tierra. Una prueba de ello son los recientes encargos a los astilleros ferrolanos de Navantia para la reparación de unidades de su flota. Y otra más, la entrada en el capital y en el consejo de su naviera gallega de un holding familiar con base en Zaragoza, acuerdo cerrado hace poco más de una semana.

Una pequeña ampliación de capital ha servido al grupo Tasal para incorporarse al capital y al consejo de la Naviera Fernández Tapias Galicia. Con el acuerdo, la firma ha dado entrada como miembro del consejo de administración a Milagros Salinas Villalba, vicepresidenta del holding financiero, presidido por otro integrante de la saga, Manuel Salinas Lázaro.  

Alianza

Tasal, con sede en Zaragoza, participa en varias empresas, como la cadena de jugueterías Imaginarium. El holding ha estado presente en el consejo de Ros Roca Internacional, filial del grupo leridano de equipos para medio ambiente. Tasal se convirtió en 2010 en socio financiero de otra compañía, Telstar, empresa catalana de equipos de alta tecnología para laboratorios farmacéuticos y hospitales. El holding, propiedad de la familia Salinas, tomó el 11,75% de la compañía de Terrassa a través de una ampliación de capital, aunque  en 2012, aprovechando una oferta de un grupo japonés por dicha compañía, optó por vender.

Naviera Fernández Tapias Galicia, domiciliada en A Coruña, fue creada en 2010, y a través de esta sociedad el empresario realizó encargos a Barreras, antes de su suspensión de pagos, que no llegaron a entregarse, lo que provocó una cascada de acciones judiciales. La naviera cuenta entre sus bienes con inmuebles en México y suma unos activos de 2,1 millones de euros.

La naviera, que en 2012 estaba en pérdidas, tenía imputados entre su inmovilizado el coste de adquisición del denominado buque ecológico de servicio WTSV, de apoyo a plataformas petrolíferas, con destino a aguas mexicanas una vez Barreras se lo hubiera entregado. La suspensión de pagos de Barreras truncó el encargo y el naviero llegó a impugnar el concurso del astillero vigués. Tasal, por su parte, participa en una veintena de empresas, de sectores diversos, y opera como un socio financiero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad