Fernández Somoza baja el ritmo y gana un 92% menos con sus empresas de cabecera

stop

La patrimonial, Carteson, y el brazo inversor, Subel, suman, pese a todo, más de nueve millones de beneficio

Web de la nueva Auto Radio al lado de Fernández Somoza

en A Coruña, 02 de diciembre de 2015 (00:59 CET)

Luis Fernández Somoza, el empresario gallego que primero pilotó y luego vendió una de las mayores empresas logística de España y Portugal, Azkar, ha frenado las alegrías contables que le depararon sus dos principales empresas en 2013, pero sigue viviendo tiempos felices. Su sociedad patrimonial, Carteson, cuyas acciones se reparten el ex presidente de Azkar, su mujer y sus tres hijas, cerró el pasado curso con algo más de 8 millones de beneficio neto.

Una cifra considerable para saludar el fin de la recesión económica, aunque muy inferior a las ganancias registradas un año antes, cuando ascendieron a 106,3 millones. Incluso que las de 2012, cuando Carteson logró beneficios por valor de 68,9 millones. Los ingresos financieros producto de ventas, que ascendieron entonces a 132,1 millones, fueron la clave de que se dispararan las ganancias, y bien podría estar detrás la venta de Azkar, que se cerró en 2012 y de la que Carteson manejaba un 40%.

El accionariado de la empresa familiar está compuesto por las tres hijas de Fernández Somoza, Elisa, Susana y Belén, que detentan cada una un 6,09% del capital; su mujer, María Teresa Paradela, controla un 7,07%; y el veterano empresario, un 74,6%.

Subel también cae

Carteson maneja un patrimonio de 359 millones de euros y es el administrador único de Inversiones Subel, el brazo inversor de Fernández Somoza, con un patrimonio de 332,3 millones de euros. La familia ha utilizado estas dos sociedades, así como Inmobiliaria Pocomaco, para controlar una larga lista de filiales, entre las que estarían Vivienda Confort Coruña, Ingatrans, Breogán Transporte, Zaphir Logistics o la propia Azkar. Entre todas, a las que se sumó recientemente Auto Radio, el empresario atesoró un patrimonio de 650 millones, según la última estimación de Forbes.

Inversiones Subel siguió la misma línea que Carteson. Sus beneficios encogieron desde los 8,01 millones de 2013 a los 1,3 millones. En conjunto, las ganancias de Carteson y Subel cayeron algo más de un 90%, aunque detrás de aquella rentabilidad estaba la venta de activos. Además de estas empresas, Fernández Somoza controla dos sicav, Currelos y Guntín, con un patrimonio de 98,5 millones a cierre del primer semestre de este año. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad