Fernández Somoza amplía el capital de su sociedad inversora tras la venta de Azkar

stop

Inversiones Subel realizó una ampliación por valor de 59 millones de euros

Luis Fernández Somoza en una imagen de archivo | Javier Echezarreta (EFE)

31 de marzo de 2013 (23:57 CET)

Inversiones Subel, una de las principales sociedades del empresario gallego Luis Fernández Somoza, ha visto como su capital se ha ampliado en 59 millones de euros tras la venta, el pasado diciembre, de Transportes Azkar al grupo alemán Dachser. De un capital social de 7.194.961 euros pasó a tener un resultante suscrito de 66.273.261 euros, tal y como se refleja en el Registro Mercantil.

También Inversiones Lebus, cuyo administrador único es Subel, ha experimentado otra ampliación de capital, si bien de cifras más discretas. De 834.188 euros ha pasado a 1.110.648.

250 millones por la venta de Azkar

Subel, cuyo objeto social es la inversión en todo tipo de valores inmobiliarios, incluyendo “la compra venta, suscripción, desembolso y tenencia de acciones y participaciones sociales” es uno de los principales brazos inversores de Fernández Somoza. A pesar de la ampliación de capital, Subel no ha sido la receptora final de todo el montante económico que el empresario consiguió con la venta de Azkar, que algunas fuentes cifran en 250 millones de euros.

El pasado diciembre saltó la noticia en Galicia. El fondo alemán Dachser se hacía con el 100% de Transportes Azkar. La familia Fernández-Paradela controlaba hasta ese momento la compañía a través de varias patas, entre ellas la sociedad limitada Carteson, que tenía más de un 40%.

Subel, la matriz de Azkar

Precisamente, a través de Carteson o Inmobiliaria Pocomaco, los Fernández-Paradela han encaminado sus pasos, desde hace años, a otros negocios, tanto de transporte como inmobiliarios. Ambas sociedades controlan Inversiones Subel, que entre otras filiales, ha llegado a contar con Vivienda Confort Coruña, Ingatrans, Breogán Transporte o Zaphir Logistics.

Inversiones Subel, constituida en junio de 1998, siempre ha sido una de las palancas más capitalizadas de Fernández Somoza. Domiciliada en A Coruña, funcionó hasta ahora como matriz de Azkar, por lo que estaba llamada a ser la sociedad que se embolsase gran parte de importe de la operación de venta del 90% de la compañía de transportes al grupo con sede en Baviera (Dachser ya poseía un 10% de la empresa antes de hacerse con el control total).

Autoradio

Lo cierto es que, durante la última semana, Subel ha vuelto a saltar a la palestra informativa. Según La Opinión de A Coruña, Fernández Somoza estaría ultimando la compra del 100% de Transportes Autoradio. Hasta ahora, la firma coruñesa, constituida en 1985, era propiedad del empresario lucense en un 80%. José Antonio Orozco, actual presidente de Azkar, controlaba un 20%.

El contrato de venta de Azkar a Dachsen prevé que ambas empresas se desvinculen totalmente, por lo que, según el diario, Orozco venderá a los Somoza su parte, en una operación que se prevé cerrar este. El negocio será gestionado en su totalidad a través de Subel.

Sicav

Por otro lado y de momento, las sicav de Fernández Somoza no han experimentado ningún tipo de movimiento tras la venta de Azkar.

Ardizia, la principal sociedad de inversión de capital variable del empresario se convirtió hace un año apróximadamente en una sociedad anónima convencional. Sin embargo, este movimiento se completó con la creación, casi al mismo tiempo, de otras dos nuevas sicav: Guntín de Inversiones y Currelos de Inversiones.

Cuando se registraron, lo hicieron con un capital de 2,4 millones de euros cada una, el mínimo exigido para este tipo de sociedades. Pero, al poco tiempo, ambas sociedades modificaron sus cifras de capital social inicial y máximo para situarse entre los nueve y los 90 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad