Fernández de Sousa también vendió acciones en enero a través de una de sus sociedades

stop

Sociedad Gallega de Importación de Carbones se desprendió de un paquete de acciones de Pescanova valorado en 364.000 euros

Manuel Fernández de Sousa, ex presidente de Pescanova | Efe/ED

22 de abril de 2013 (18:19 CET)

Sociedad Gallega de Importación de Carbones, propiedad de Manuel Fernández de Sousa, ha reducido su participación en Pescanova hasta el 0,052%, tras desprenderse de un paquete de acciones a principios de año valoradas en 364.002,8 euros, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, la firma controlada al 100% por el presidente de Pescanova vendió tres paquetes de acciones entre el 3 y el 7 de enero, a un precio que osciló entre los 14,50 euros y los 15,26 euros por título.

Ventas antes del concurso

La primera operación se realizó el 3 de enero, con la venta de 6.000 acciones a un precio de 14,50 euros, a la que siguió otra operación al día siguiente de 15.755 acciones a un precio de 15,02 euros y una tercera, el 7 de enero, mediante la que se desprendió de 2.654 títulos a un precio de 15,26 euros.

Dichas transacciones han sido comunicadas a la CNMV después de que Fernández de Sousa confesará el pasado 15 de abrirl la venta de casi la mitad de su participación en la compañía entre los meses de diciembre de 2012 a febrero de 2013 en operaciones en el mercado por un importe total de más de 32 millones de euros.

6,9% de la participación de Sousa

En concreto, Fernández Sousa llevó a cabo numerosas operaciones de venta de su participación desde el pasado 4 de diciembre hasta el 27 de febrero, deshaciéndose de un total de 1,98 millones de acciones del grupo de congelados, representativos del 6,9% del capital, a precios entre un máximo de 17,7 euros y un mínimo de 13,6 euros.

Según la Ley del Mercado de Valores, todos los consejeros de compañías cotizadas están obligados a comunicar cualquier movimiento significativo en sus participaciones en el plazo de cuatro días hábiles bursátiles. De esta manera, Fernández Sousa podría haber vulnerado de nuevo esta normativa en los plazos de la comunicación al supervisor bursátil de su movimiento de participación.

Tras conocerse este movimiento accionarial, la compañía señaló que Fernández Sousa, que se mantiene como el primer accionista de la compañía con una participación del 7,45%, llevó a cabo esta venta de títulos, con "importantes pérdidas", con el fin de "aportar liquidez" al grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad