Fernández de Sousa pierde apoyo entre los trabajadores de Pescanova

stop

CC.OO, el sindicato mayoritario en la compañía, convocará una manifestación en mayo en defensa de los puestos de trabajo

Empleados de Pescanova leen un manifiesto a favor de Fernández de Sousa / EFE

21 de abril de 2013 (03:04 CET)

El temor se acrecienta entre los trabajadores de Pescanova, a medida que la pesquera va añadiendo capítulos a su crisis. Con la compañía en concurso de acreedores, el respaldo incondicional que había manifestado la plantilla hace apenas un mes hacia los órganos directivos, cuando los trabajadores leyeron un manifiesto en defensa de la dirección y del presidente, Manuel Fernández de Sousa, ha ido acumulando matices.

Algunos de esos matices se vivieron durante la asamblea convocada este sábado por el sindicato con más representación en la compañía, Comisiones Obreras, a la que acudieron unos 80 trabajadores. En la reunión se acordó promover una manifestación en defensa de los puestos de trabajo que, previsiblemente, se producirá en mayo. La fecha depende del acuerdo con otros sindicatos y entidades sociales, ya que la intención de la central es sumar a todos los colectivos posibles en una convocatoria abierta.

El presidente del comité de empresa de Pescanova S.A., Francisco Puga (CC.OO), reconoció a Europa Press que “con los hechos que han estado sucediendo, ahora apoyamos igual a la empresa, pero ya no tanto a la dirección".

Desacuerdos en la asamblea

La entrada en concurso de acreedores de la compañía y la declaración de Fernández de Sousa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), reconociendo que controla la mitad del capital que declaró en Pescanova tras vender acciones de la compañía, han minado la confianza de los trabajadores en la dirección.

La propuesta de manifestación fue apoyada por la mayoría. Según el responsable de Alimentación de CC.OO., Francisco Vilar, por más del 90% de los trabajadores que asistieron a la asamblea. Sin embargo, fuentes que presenciaron la reunión confirmaron que hubo voces en contra de la manifestación y al menos dos intervenciones de trabajadores que pidieron que no se radicalizasen las protestas para no dañar la imagen de la compañía.

No hubo un posicionamiento sobre los órganos directivos ni sobre la responsabilidad de Fernández de Sousa en la situación de la empresa. “No se llegó a debatir porque lo importante ahora es hacer un posicionamiento ante el concurso y en defensa de los puestos de trabajo”, explicó Vilar. Aunque sí que volvieron a aflorar las quejas por la “falta de transparencia" de la dirección, que aún no ha atendido a los requerimientos de los comités para mantener un encuentro en el que les informen directamente de la situación de la compañía.

Estado de ánimo

La pluralidad de posturas responde, según fuentes sindicales, al estado de ánimo de los trabajadores. “Hay mucho miedo y mucha tensión. Por una parte, hay personas que todavía confían en que la dirección consiga reconducir la situación y, por otro, trabajadores que han sido arrastrados por la marea de acontecimientos y todavía no han reaccionado. Una prueba es la participación en la asamblea, que no ha llegado a las cien personas”, informan.

Desde Comisiones Obreras han considerado que la participación fue “bastante buena”, teniendo en cuenta que otros sindicatos también habían convocado reuniones –tienen representantes en la pesquera CIG, UGT, USO y CUT--.

Además de la convocatoria de la manifestación, la asamblea acordó también impulsar encuentros con representantes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y con los administradores concursales cuando sean nombrados.

Relaciones con la dirección

La principal crítica de los sindicatos a la dirección es la falta de información. El presidente del comité de empresa de Pescanova S.A., Francisco Puga, insistió en que la empresa es "viable". Según ha señalado, lo ocurrido con la multinacional ha cogido "por sorpresa" a los trabajadores, y ha apuntado que la cúpula de la compañía solo ha informado a los comités a través de "intermediarios".

El presidente de la pesquera, Manuel Fernández de Sousa, se dirigió a la plantilla a través de una carta el día siguiente de solicitar el concurso voluntario de acreedores para pedirles apoyo y asegurar a los trabajadores que “las decisiones adoptadas están encaminadas a salvaguardar la continuidad en todas nuestras actividades y preservar los puestos de trabajo”.

Al día siguiente, la CIG discrepó del mensaje de “tranquilidad” de la dirección, reclamó que se preserven los puestos de trabajo y los convenios colectivos y recalcó que defiende “proyectos, no a personas ni organismos", en alusión al consejo de administración de Pescanova.

Rectificación

Un día antes, los comités de empresa de Pescanova SA y Pescanova Alimentación SA rectificaron al secretario de organización de la Federación Agroalimentaria de CC.OO., Javier Velasco, que consideró a Fernández de Sousa una persona “no válida” para continuar al frente del grupo.

La misma tarde, los comités de empresa emitieron un comunicado en el que desautorizaron y desmientieron a Velasco.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad