Fernández de Sousa coloca a su mujer al frente de empresas y pazos

stop

Rosario Andrade asume, como socio único, la propiedad de Granxa Pegullal, que gestiona inmuebles familiares

Imagen del pazo Pegullal al lado de presidente de Pescanova

22 de abril de 2013 (22:08 CET)

De libro. Como cuando a uno le llueven las amenazas de embargo y se prepara para no perder la casa poniendo las propiedades a nombre de su mujer. Algo así le sucede a Manuel Fernández de Sousa-Faro, con la diferencia de que lo suyo es a gran escala. El presidente de Pescanova no solo ha movido ficha en su entorno empresarial, saliendo de hasta una decena de filiales de la compañía antes de preconcurso, viaje en el que le acompañó su hijo Pablo, también consejero de Pescanova. Para protegerse ante la que se avecina, Manuel Fernández de Sousa apura ahora una estrategia que se circunscribe a su ámbito familiar, y va directamente enfocada a proteger su patrimonio. Es así como su mujer, María del Rosario Andrade Detrell, acaba de asumir la propiedad, como socio único, de algunas empresas de las que ya era administradora. Entre ellas, Granxa Pegullal SA, que gestiona un pazo familiar en Salceda de Caselas, en Pontevedra.

Si defensiva fue la presentación del preconcurso y del posterior concurso de acreedores, no lo es menos una de las últimas iniciativas del presidente de Pescanova. Manuel Fernández de Sousa traspasó a su mujer la propiedad de Granxa Pegullal, una de las sociedades cuya gestión comparten ambos, y que tiene su domicilio en un pazo familiar del siglo XVIII. El pasado día 11 de este mismo mes, hace dos semanas, Manuel Fernández inscribía en el Registro Mercantil de Pontevedra la declaración de unipersonalidad de Granxa Pegullal SA, notificando que el socio único a todos los efectos es ahora María del Rosario Andrade Detrell, su mujer.

Cambios

Hasta diciembre de 2009, Manuel Fernández de Sousa-Faro y su mujer compartían la gestión de la sociedad en calidad de administradores solidarios. A partir de esa fecha, Rosario Andrade se hace cargo en exclusiva de su gestión como administradora única. Ahora, con la nueva vuelta de tuerca, la mujer de Fernández de Sousa-Faro también se convierte en único accionista, de acuerdo con las anotaciones en el Registro Mercantil.

Manuel Fernández también ha impulsado otros cambios en la empresa familiar que hasta ahora compartía con su mujer, que afectan directamente a su supervisión. Sin salir de ese ámbito, el presidente de Pescanova también procedió a inscribir en el Registro Mercantil, el mismo día, la cancelación del nombramiento de hasta dos auditores (Roberto Pérez Suárez y su suplente, José Laureano Iglesias), y procedió a inscribir el nombramiento de la firma Laubert Auditores SL para chequear las cuentas de Granxa Pegullal SA.

Pazo familiar

La sociedad fue constituida en 1987, y tiene por objeto el arrendamiento y explotación de actividades agrícolas y ganaderas, y también el alquiler y explotación de bienes inmuebles para la elaboración de exposiciones y eventos varios. Además, se dedica a la compraventa de bienes inmuebles, así como su rehabilitación, para destinarlos a la prestación de servicios de hostelería relacionados con el turismo rural y el catering en general. Su domicilio social está en el propio pazo, en el municipio pontevedrés de Salceda de Caselas.

El Pazo de Pegullal, según consta en la información que suele facilitar el Ayuntamiento de Salceda de Caselas, fue construido en el siglo XVIII, y cuenta con una doble escalinata de acceso que acaba en una solana de balaustradas.
Cabe destacar su finca, que comprende una capilla doblemente blasonada, un singular hórreo de casi catorce metros de longitud, con un portalón monumental con el escudo de armas de la casa. Dispone, además, de una finca, hoy dedicada a la explotación de ganado porcino, de acuerdo con el concello. El escudo del portalón recoge las armas de los Correa, Mendoza, Quirós, Sarmiento y Sotomayor, según indica el propio ayuntamiento.

En Quinta do Sobreiro

En una estrategia similar a la llevada a cabo con Granxa Pegullal, Manuel Fernández procedió a realizar también cambios en la gestión de otra de las empresas vinculadas directamente a la familia, al margen de Pescanova. Y otra vez aparece Rosario Andrade en escena. De hecho, el pasado primero de marzo, la mujer del presidente de la multinacional era nombrada apoderada de la sociedad limitada Quinta do Sobreiro, de la que su marido es único accionista, según el Registro Mercantil. Quinta do Sobreiro se dedica a actividades agropecuarias.

Entre otras propiedades, Manuel Fernández es titular de una vivienda en Alcabre, en las proximidades de Vigo, construida sobre una antigua salazón con salida directa a la ría.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad