Fernández Alvariño presenta suspensión de pagos para una de sus empresas energéticas

stop

CONCURSO DE ACREEDORES

José Manuel Fernández Alvariño

A Coruña, 14 de abril de 2015 (00:00 CET)

José Manuel Fernández Alvariño intenta poner orden en la patronal con una mano y con otra toma decisiones en su entorno más cercano, el del grupo empresarial que preside. Una de las últimas es la presentación de concurso de acreedores para una de las filiales energéticas de Alvariño Inversiones. Se trata de Loja Solar Tres SL, cuya suspensión de pagos tramita el Juzgado de lo Mercantil número tres de Pontevedra, con sede en Vigo.

La presentación del concurso se ha realizado de forma voluntaria por parte de los gestores de la compañía, participada en un 80% por el grupo empresarial del actual presidente de la patronal. El titular del juzgado ha acordado la intervención de las facultades de administración y disposición de la compañía, que ejercerá la administración concursal. Para tal efecto, se ha designado al economista Rubén Alberto López Paz. El juzgado también ha activado el llamamiento a los acreedores para que comuniquen a la administración designada la existencia de sus créditos.

Grupo de sociedades

La situación de concurso fue declarada por el juez a través de un auto el pasado 25 de marzo. Loja Solar Tres es una de las firmas que integran el grupo de inversiones de Fernández Alvariño, que tiene participaciones en diversos sectores a través de una docena de empresas. La firma, dedicada a la energía fotovoltaica, forma parte a su vez de un grupo de siete sociedades de este sector que están bajo el paraguas de Alvariño Inversiones. Entre ellas destacan también Bembibre Solar uno, Troncalva y Badajoz Solar Uno. La presencia accionarial del presidente de la patronal en estas sociedades oscila entre el 80 y el 100% de su capital.

Aunque asegura que el rumbo del grupo se ha enderezado, Alvariño Inversiones ha multiplicado por treinta sus números rojos. El grupo controlado por el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia arrancó el 2014 en una complicada situación, tras apuntarse unas pérdidas de 10,4 millones de euros. Los números rojos del cierre del último ejercicio aprobado en la junta general del año pasado apuntan a un drástico deterioro en su cuenta de resultados, el correspondiente a 2013, ya que en 2012 Alvariño Inversiones había firmado unas pérdidas de 325.749 euros. Un año antes, en 2011, el resultado negativo del grupo se había situado en 519.242 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad