Fernández Alvariño llega a la patronal con la oposición de los empresarios de A Coruña

stop

A pesar de ser la única candidatura que se presentaba a las elecciones, el empresario vigués recibió en contra uno de cada tres votos emitidos

Fernández Alvariño, en su intervención tras ser elegido presidente | CEG

30 de julio de 2013 (22:53 CET)

La política de mano tendida prometida tendrá que ser de brazos abiertos si José Manuel Fernández Alvariño quiere articular una patronal sin divisiones provinciales. Porque la suya, ayer, a pesar de ser la única candidatura que se presentaba, cosechó en contra uno de cada tres votos emitidos. Es decir, a pesar de ser el único concurrente tras la retirada de Antonio Fontenla, la apuesta integradora del empresario vigués recibió ayer 110 votos a favor, por dos abstenciones y otras 53 papeletas a en contra.

La retirada sobre la bocina de Antonio Fontenla, que sigue siendo presidente de los empresarios coruñeses y por tanto ocupará una de las vicepresidencias de la nueva patronal si no se alteran los estatutos, impidió articular una apuesta alternativa a Fernández Alvariño desde A Coruña. Apenas una semana ha transcurrido entre la retirada de Fontenla, en el límite legal para presentar candidaturas, y las elecciones de este martes. De hecho, Fontenla será vicepresidente primero, por ser el más antiguo entre los presidentes provinciales. Por lo tanto, de alguna manera ambos tendrán que convivir. Al menos, de momento.

Y esa circunstancia, la falta de apoyo en A Coruña, se ha hecho notar en las elecciones celebradas a la presidente de la Confederación de Empesarios de Galicia, que han convertido a Fernández Alvariño en el sexto empresario gallego que se hace con la presidencia desde su creación, en el año 1981. Aunque el voto es secreto e individual, fuentes empresariales consultadas por Economía Digital daban por seguro el rechazo prácticamente en bloque de los empresarios coruñeses, un total de 28 votos, a los que habría que añadir para valorar el resultado otros 25 que ni fueron a votar ni delegaron tal facultad y los dos en blanco.

Votaciones y llamamientos


De un total de 190 miembros que componen la asamblea de la patronal, hasta sumar esos 53 votos en contra que tuvo Alvariño se da por hecho también que, por parte de las organizaciones sectoriales también hubo oposición. Entre ellas podrían encontrarse algún miembro de la patronal de la construcción y el propio consejo asesor de la CEG, que suma otros cuatro votos.

La candidatura de Fernández Alvariño consiguió el respaldo de las organizaciones provinciales de Pontevedra, de la que es presidente, que tiene 32 compromisarios; de Ourense, con 24 votos, y de Lugo, con otros 20. Otros 34 votos que obtuvo procedían de las organizaciones sectoriales.

El rechazo de A Coruña se explicitó hasta en el discurso del flamante presidente. Alvariño aseguró en su intervención que el llamamiento a la “participación” en esta nueva etapa se hacía extensivo a la patronal coruñesa, “a cuyo presidente se le invita formalmente a participar en esta nueva andadura en la que, también los empresarios de esta provincia, tienen mucho que aportar”, dijo Fernández Alvariño.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad