Alberto Núñez Feijóo / David Cabezón

Feijóo alienta la guerra judicial contra Alcoa y su "ERE fraudulento”

El presidente de la Xunta anima al comité de empresa a recurrir el despido colectivo en San Cibrao por ser "fraudulento" y avanza medidas cautelares

Alberto Núñez Feijóo marca el inicio de una guerra contra Alcoa en los tribunales para frenar el despido colectivo de 524 trabajadores y la parada de cubas de su planta de aluminio de San Cibrao. El presidente de la Xunta ha animado al comité de empresa a impugnar el expediente de regulación de empleo (ERE) de la multinacional al considerarlo “fraudulento”.

"En nuestra opinión los trabajadores tienen que impugnar el ERE, porque en nuestra opinión es un ERE fraudulento. Lo que se pretende es que no haya competidores, que se cierre para que no tenga ningún competidor que haga aluminio primario en España", ha criticado, antes de instar al Gobierno central a "seguir para conseguir la venta" de la planta a un operador a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Contra el 'efecto dominó'

"Alcoa acaba de tomar una decisión que es salir de España. Es una decisión que le corresponde a Alcoa, es su responsabilidad, pero lo que no puede pretender es que España se quede sin la única fábrica de aluminio primario para suministrar al mercado español", ha advertido Núñez Feijóo este viernes en Vigo, antes de referirse al "gran consumo" del país y a la existencia de "grandes industrias en Galicia y España" que trabajan con esta materia prima.

Según el presidente de la Xunta, "Alcoa se va de España pero la fábrica de aluminio primario tiene que seguir funcionado", por lo que ha abogado por "pedir medidas cautelares para que la compañía no cierre en ningún caso y no desactive las cubas, porque reorientar y realimentar las cubas es costosísimo y haría imposible que la industria siguiera funcionando".

Frente común con el Gobierno

El presidente gallego ha reivindicado además que el Gobierno central “está trabajando en coordinación con la Xunta", ya que, a su juicio, “después de las elecciones autonómicas el Gobierno se dio cuenta de que el tema de Alcoa iba en serio, como habíamos advertido y estamos trabajando conjuntamente". "Alcoa tiene que garantizar la venta de esa fábrica a un operador, que los hay, que quiera operar la fábrica para seguir produciendo aluminio primario", ha advertido Feijóo, que asegura que seguirá “trabajando en esa hipótesis y no vamos a dar un paso atrás", ha subrayado. "Si [Alcoa] se quiere ir está en su derecho, ahora, lo que no puede pretender es que la política de aluminio en España se decida por una multinacional, sea cual sea esa multinacional", ha resuelto.

Sobre las alternativas de cara al futuro para evitar el cierre, Feijóo se ha referido a la SEPI como "instrumento" y ha apelado al Gobierno central "dado que le corresponde a él tomar estas decisiones" ante "una fábrica estratégica para la economía española". "Le corresponde ser interlocutor con Alcoa para intermediar en esa venta y poder trasladar esa fábrica a otro comprador", ha finalizado.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad