Protesta de la CIG contra la proliferación de falsos autónomos en el sector cárnico / CIG

Falsos autónomos: Coren y Cogal ganan la partida a Trabajo

La cooperativa ourensana promete a la plantilla que mantendrá a los 1.100 'falsos autónomos' que Trabajo le obligó a contratar pese a ganar los juicios

Las empresas cárnicas y su proveedor de trabajadores de referencia, la cooperativa catalana Servicarne, están ganando las primeras batallas en el dilatado litigio que decidirá la suerte de miles de los llamados falsos autónomos. Al menos así sucede en Galicia, donde Servicarne ha salido victoriosa de los dos primeros juicios, que afectaban a Unimiño, filial de Coren; y Cogal, dedicada a la cría de conejos.

“Los tribunales han desestimado las denuncias rechazando que existiera una cesión ilegal de trabajadores”, explican en CCOO, personados en las causas. A juicio del sindicato, los jueces no están entrando en el fondo del asunto, que es la descalificación de Servicarne como cooperativa dictada por Trabajo, que consideró a la sociedad como “mera intermediaria para el suministro de fuerza de trabajo”, carente de “estructura” y con el funcionamiento de una “falsa cooperativa”.

La empresa catalana confirmó a través de su página web que tres sentencias en Ourense, Pontevedra y Vitoria le han dado la razón frente a los “procedimientos de oficio de la Seguridad Social”, que dio de alta en el régimen general a los trabajadores de los mataderos asociados a Servicarne. En el caso de Galicia fueron unos 1.500 afectados.

El próximo juicio será la semana que viene y afecta a uno de los centros más importantes, el de Novafrigsa, en Lugo, también del grupo Coren.

Coren se compromete a mantener a los trabajadores pase lo que pase

La cooperativa ourensana regularizó 1.100 trabajadores, que habitualmente operaban en sus mataderos como socios de Servicarne y, en consecuencia, como empleados autónomos, fuera del convenio laboral y sin los derechos que este comporta. Precisamente, fue en los centros de Coren en O Porriño, Ourense y Lugo donde comenzaron las protestas por la situación de estos trabajadores, muy habituales en el sector cárnico español.

Coren trasladó a la plantilla que el más de un millar de trabajadores procedentes de Servicarne que han pasado a formar parte del personal de la compañía se quedarán ahí. Seguirán formando parte de su plantilla aunque las sentencias, como está ocurriendo hasta ahora, le sean favorables.

El grupo alimentario, una de las mayores agrupaciones de cooperativas de España con 3.200 socios, se juega algo más que el volumen de su plantilla. Trabajo le reclama 30 millones por los cuatro años de cuotas atrasadas a la Seguridad Social que debería pagar en caso de que los tribunales consideren irregular la cesión de trabajadores por parte de Servicarne a sus centros. 

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad