Facenda reclama 3,6 millones en impuestos a la concesionaria del hospital de Vigo

stop

Las constructoras del Álvaro Cunqueiro, que reclamaron 6 millones en sobrecostes a la Xunta, firman en disconformidad la liquidación del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y presentan un contencioso

Encierro en el hospital Álvaro Cunqueiro

en A Coruña, 19 de septiembre de 2016 (06:34 CET)

El desarrollo del acuerdo de concesión del polémico hospital vigués Álvaro Cunqueiro ha generado varios episodios de tensión entre la Xunta y la sociedad concesionaria, formada por Acciona, que tiene el 43% del capital, Puentes y Calzadas, Veolia y Concessia.

El último se ha abierto este año y tiene que ver con la liquidación de impuestos. La Axencia Tributaria de Galicia, dependiente de Facenda, reclama a la concesionaria 3,6 millones, como resultado de las inspecciones realizadas sobre el impuesto de Transmisiones Patrimonialesy Actos Jurídicos Documentados por la adjudicación del contrato de concesión en el ejercicio 2011.

La inspección determinó el 28 de septiembre de 2015 una cuota a abonar por parte de la compañía de 3,6 millones, pero la propuesta de regularización fue firmada en disconformidad por la concesionaria, que procedió a presentar un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) en enero de este año que está pendiente de resolución.

Beneficios pese a la deuda

Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo, que así se llama la empresa del Álvaro Cunqueiro, tuvo una cifra de negocio de 26,4 millones en 2015, en su mayoría procedentes del canon anual que abona la Xunta, 14,2 millones en ese ejercicio, y de los ingresos por los servicios gestionados desde el mes de septiembre en el complejo hospitalario vigués, 7,4 millones.

El resultado de explotación ascendió a 19,7 millones, un crecimiento superior al 70% respecto al año anterior a pesar de comenzar a operar los servicios de cafetería, aparcamiento o vending ya avanzado el año. Los beneficios se quedaron finalmente en los 112.000 euros, frente a los 1,2 millones de 2014, debido a la amortización de la deuda generada para la financiación de las obras que disparó el gasto financiero hasta los 19,5 millones.

Conflicto con la Xunta

En su evolución, la concesionaria ha chocado en varias ocasiones con la Xunta, que inauguró un nuevo modelo de colaboración público-privada en la sanidad gallega con el Álvaro Cunqueiro. El primer conflicto surgió de una reclamación de 6,7 millones por los sobrecostes de las obras, que el Gobierno gallego se negó a abonar.

El segundo sigue todavía abierto. La compañía propuso una actualización del canon que paga la Xunta anualmente en contraprestación a la explotación de la obra, un máximo de 56 millones pero actualizable en base al IPC.

Actualmente, se abona en base a los precios de 2010 y no ha sido actualizado debido a que la propuesta presentada por las constructoras fue rechazada por el Gobierno gallego. Una vez más, la concesionaria recurrió al contencioso administrativo para intentar resolver el conflicto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad