Ex directivos de Caixanova asesoran a empresas socias de Novagalicia

stop

María Victoria Vázquez y Ángel López Corona, en su día responsables de participadas, trabajan desde su consultora para Copasa, con la que NCG compartió negocios y accionariado en filiales

María Victoria Vázquez y Ángel López Corona

10 de febrero de 2014 (22:07 CET)

De que hay vida después de las cajas no solo da cuenta el clan de los Méndez, padre e hijos, que desde su salida de lo que era Caixa Galicia han multiplicado negocios, como la asesoría a empresas que financiaron desde la propia entidad, caso del ex director general José Luis Méndez López con su amigo Miguel Fluxá, dueño de Iberostar. Desde la extinta caja del sur, Caixanova, con José Luis Pego y Julio Fernández Gayoso centrados en defenderse en la Audiencia Nacional de las imputaciones de la Fiscalía Anticorrupción por las indemnizaciones millonarias, los fieles al anterior presidente han optado por rehacer su vida empresarial, centrándose en el ladrillo y la consultoría.

Desde Vigo, ejecutivos que acompañaron a Fernández Gayoso en la fusión de Caixanova y Caixa Galicia, como es el caso de María Victoria Vázquez Sacristán y Ángel López Corona, abordan negocios conjuntos. Y no sólo en una empresa. Ambos impulsaron y son accionistas de Didendum, dedicada a “la asistencia y asesoramiento a sociedades que tengan incorporados o pretendan incorporar valores al Mercado Alternativo Bursátil”, según su objeto social. López Corona, primero, y Vázquez Sacristán, después, fueron los responsables de participadas de Caixanova, para más tarde ejercer el cargo durante un tiempo en Novagalicia, caso de la ejecutiva.

Copasa, ex socio y cliente

Didendum es, además, uno de los siete asesores registrados con los que cuenta el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) actualmente. Su función es la de asesorar a compañías en cuanto a los requisitos normativos y otros aspectos de este tipo de emisiones, facilitando la tramitación de la documentación y la información periódica al mercado. Uno de sus primeros clientes es Copasa, la constructora de José Luis Suárez, que entró en diciembre en dicho mercado de la mano de Didendum y de Bankia, en este caso como colocador de la primera emisión de deuda.

Copasa y NCG han mantenido desde siempre buenas relaciones, incluso accionariales. A mediados del año pasado, la entidad financiera decidió desprenderse del 25% que todavía conservaba en Luso Galaica de Traviesas, una compañía con sede en O Carballiño dedicada a la fabricación de traviesas de hormigón para ferrocarril. Las acciones vendidas por NCG Banco fueron adquiridas por Copasa, constructora que ya estaba presente en su accionariado y que ahora la considera una filial en toda regla. Empresas como Luso Galaica de Traviesas, participada en su día conjuntamente por NCG y Copasa, dependían precisamente de las áreas que llevaron López Corona, primero, y Vázquez Sacristán, después, en Caixanova y Novagalicia.

López Corona y Vázquez Sacristán también son socios en Noray ACV, una sociedad limitada domiciliada en Madrid, constituida en 2010 y que a mediados del año pasado afrontó una ampliación de capital, hasta los 300.000 euros. Ambos son administradores solidarios en la firma, dedicada a “la adquisición, enajenación, gestión y administración de valores negociables, tanto españoles como extranjeros”.

El paradigma de Goyo Gorriarán

Lejos de Galicia, en Vizcaya, se encuentran las empresas de quien representa el paradigma de la reinvención en los negocios tras su salida de Caixanova. Se trata de Goyo Gorriarán Laza, que con su hermano Antonio gestiona todo un conglomerado empresarial que pivota sobre la promoción inmobiliaria, como adelantó en su día Economía Digital. A Gestión Patrimonial Muskiz, en la que es administrador único el anterior responsable del grupo inmobiliario de Caixanova y Novagalicia, se suman filiales constituidas en Vigo, caso de Valle Rojo Inversiones, creada el año pasado. Gorriarán también es socio de Delta Consultores Internacional, de la que cuelgan hasta ocho filiales.

Otro ex, Óscar Rodríguez Estrada, otrora uno de los hombres de máxima confianza de Julio Fernández Gayoso, forma parte del grupo de ejecutivos imputados en la Audiencia Nacional por el cobro de indemnizaciones millonarias, al igual que Goyo Gorriarán. En su día director de la división de Desarrollo Corporativo de Caixanova y más tarde corresponsable de la oficia de integración de las dos cajas, Rodríguez Estrada hace pivotar sus negocios desde Madrid, a través de la sociedad limitada Xacebans Inversiones. La firma también se dedica a la promoción inmobiliaria y el exdirectivo de Novacaixagalicia es su administrador único.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad