El nuevo consejero delegado de Euskaltel, José Miguel García / Euskaltel

Euskaltel tropieza con un fondo en su plan para vender el cable de R

Parte de la fibra óptica con la que R conecta las grandes ciudades gallegas es propiedad de Lyntia, antigua filial de Fenosa ahora en manos del fondo Antin

Zegona se encuentra una piedra en sus planes para vender la red de cable de Euskaltel y la gallega R. El consejero delegado del fondo británico, Eamonn O'Hare, aseguró en una intervención ante inversores que la compañía estudia la posible venta de su red de cable para obtener fondos con los que financiar su expansión nacional. La hoja de ruta, que por el momento no cuenta con el respaldo del resto del consejo de administración de Euskaltel, se topa, además, con las particularidades de R que dificultan la operación.

A diferencia de Euskaltel, R no es propietaria de la totalidad de sus 291.000 kilómetros de red de fibra óptica. La operadora gallega abona 2,9 millones de euros cada año a Lyntia a cambio de que esta le alquile su red troncal (backbone) de fibra óptica con la que conecta las siete ciudades gallegas y con la que da servicio, fundamentalmente, a sus áreas metropolitanas y a sus polígonos industriales, además de a núcleos rurales situados próximos a centrales hidroeléctricas.

Es por ello que, pese a que esta red alquilada representa en extensión el 15% del total de R (el otro 85% es propiedad de la operadora gallega), supone una infraestructura clave para dar servicio a un número mayor de usuarios de R.

Sobre los vestigios de Unión Fenosa

La operadora gallega tiene garantizado el derecho irrevocable de uso (IRU, por sus siglas en inglés) de esta red hasta el año 2025, según ha podido saber Economía Digital. Mediante este acuerdo, R logra llevar a hogares y empresas su fibra óptica que, al igual que los nodos, se sitúan en los propios postes de la luz utilizados por la antigua Unión Fenosa.

Los términos de este acuerdo se negociaron cuando Unión Fenosa todavía operaba como entidad propia (fue absorbida por Gas Natural, ahora Naturgy, en 2008). Por <quel entonces la compañía eléctrica ejercía el papel de máximo accionista de R Cable con una participación que rondaba el 35,4% y decidió aprovechar la capilaridad de su filial Ufinet (ahora rebautizada como Lyntia) para brindar este servicio a R en unas condiciones ventajosas.

De Unión Fenosa al fondo Antín

Sin embargo, la antigua Union Fenosa no solo ha desaparecido del accionariado de la operadora gallega (ahora controlada al 100% por el grupo Euskaltel), sino que también ha borrado su rastro de la arrendadora de parte de su fibra óptica.

Lyntia

Imagen de la red que Lyntia despliega en España

Y es que Lyntia es desde hace un año propiedad del fondo Antin, que tomó las riendas del negocio de la compañía en España (incluida la red que le compró a Iberdrola) después de que otro fondo (Cinven) decidiese segregarlo para quedarse solo con sus redes en Latinoamérica.

De Antin depende la gestión de esta compañía que opera 35.000 kilómetros de fibra óptica mayorista y que cuenta con algo más de un centenar de empleados repartidos entre su sede en Madrid y su delegación en A Coruña. Con todos ellos da servicio a una cartera de clientes en la que destacan la propia R, Vodafone y Jazztel.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad