Ignacio Rivera, durante la presentación de la  Fábrica de Cervezas Estrella Galicia Pimientos de Padrón
stop

El consumo de cerveza en España alcanzó su máximo de, al menos, los últimos diez años; Estrella Galicia y Damm fueron las que más crecieron

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Ignacio Rivera, durante la presentación de la Fábrica de Cervezas Estrella Galicia Pimientos de Padrón

en A Coruña, 03 de septiembre de 2018 (05:00 CET)

El año pasado se consumieron en España casi 40 millones de hectolitros de cerveza, la cifra más alta de, al menos, los últimos diez años, según los datos de la patronal Cerveceros España. Esta entidad, que representa a la práctica totalidad de los productores en territorio español, apunta al auge del turismo y a la favorable climatología, con altas temperaturas en verano, como elementos clave del récord.

En su informe anual, señala también a la recuperación del consumo una vez finalizada la recesión como otro de los factores que empuja al alza las cifras, un total de 39,5 millones de hectolitros consumidos. La mayoría, el 63%, en negocios de hostelería, que acapara el grueso del crecimiento y hace pensar que el récord de turistas ayudó mucho al récord de las cerveceras.

Los tres grandes y la pujanza de Estrella Galicia

Entre los cuatro grandes fabricantes, la compañía coruñesa Hijos de Rivera y la catalana Damm fueron las que más crecieron en 2017. La radiografía del sector no ha cambiado mucho en los últimos años, con tres empresas que facturan en torno a los 1.000 millones de euros –Mahou-San Miguel, Heineken y Damm— y Estrella Galicia como perseguidora, acariciando ya los 500 millones de negocio, pese a tener un tamaño mucho más reducido que sus competidoras.

En el último ejercicio, Hijos de Rivera logró incrementar las ventas un 14%, Damm lo hizo en un 11%, Heineken España aumentó su facturación en un 4,8%, mientras que Mahou, líder del mercado doméstico, lo hizo en un 3,4%.

Mahou produce casi cinco veces más que Hijos de Rivera

En los datos de las fábricas cerveceras españolas se incluyen también las exportaciones, pero representan una parte reducida del negocio. El año pasado, de los 37,6 millones de hectolitros producidos en España, solamente 2,9 millones se destinaron al mercado exterior, según los datos de Cerveceros España.

Mahou-San Miguel lidera la producción con 12,3 millones de hectolitros cocinados en sus siete plantas españolas, muy lejos de los 2,7 millones de la fábrica de Estrella Galicia en A Coruña, que a golpe de ampliación en las instalaciones, consiguió elevar un 163% su producción desde 2010.

Mahou-San Miguel: 12, 3 millones de hectolitros (fábricas en Burgos, Lleida, Málaga, Granada, Córdoba, Guadalajara y Santa Cruz de Tenerife)

Heineken: 10,5 millones de hectolitros (Madrid, Jaén, Sevilla y Valencia)

Damm: 9,6 millones de hectolitros (Barcelona, Murcia, Valencia y Málaga)

Hijos de Rivera: 2,7 millones de hectolitros (A Coruña)

Compañía Cervecera de Canarias: 1 millón de hectolitros (Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife)

La Zaragozana: 873.000 hectolitros (Zaragoza)

Mahou y Damm, por encima de los 1.000 millones

Mahou-San Miguel: cerró su último ejercicio con 1.262 millones de facturación, incluyendo en el dato los 2,8 millones de hectolitros de agua (Solán de Cabras y Sierra) vendidos. El grupo cuenta con 3.200 empleados para poner en el mercado las marcas Mahou, San Miguel o Alhambra. Su resultado de explotación cayó un 4,1%, hasta los 168 millones, lo que la compañía atribuyó al esfuerzo inversor realizado durante el ejercicio.

Damm: el grupo catalán completó un ejercicio muy positivo o, al menos, eso muestran sus magnitudes. Facturó un 11% más, hasta alcanzar los 1.163 millones. A diferencia de Mahou, tanto sus beneficios como su ebitda se incrementaron, alcanzando los 112,5 millones de ganancias netas. Además de las conocidas marcas de cerveza (Estrella Damm, Vol-Damm), el grupo distribuye el agua Fuente Liviana y participa en Ebro Foods con un 11,5% del capital.

Heineken España: el fabricante holandés está en pleno proceso de ajuste en España, donde puso en marcha un ERE para 220 empleados. La compañía, segunda mayor distribuidora mundial, continúa lanzando mensajes sobre la volatilidad del mercado, en relación al impacto de las divisas y a factores como el clima, que está afectando a sus ventas en Europa. En todo caso, cerró 2017 con un incremento del 5,3% en ventas y con unos beneficios de 1.935 millones, un 25% más. La única pega de los resultados era el claro estrechamiento de los márgenes, al reducirse un 4,6% los ingresos por hectolitro producido. En España, donde la multinacional opera desde hace más de cien años, las ventas aumentaron un 4,8%, hasta los 951 millones.

Hijos de Rivera: la compañía que dirige Ignacio Rivera no solo ha logrado contener a Mahou en el mercado gallego, sino que está creciendo más rápido que sus competidoras, en parte debido a su menor tamaño. En el último ejercicio, la compañía que produce y distribuye Estrella Galicia incrementó un 14% su cifra de negocio, hasta los 465,5 millones, mientras que los beneficios crecieron un 11,5%, situándose en 54,5 millones. A lo largo del curso, el grupo superó el millar de empleados. Además de Estrella Galicia y 1906, Hijos de Rivera envasa las aguas Cabreiroá, Agua de Cuevas y Fontarel; así como la sidra Maeloc. Con planta en el polígono coruñés de A Grela, la compañía tiene su primera experiencia produciendo fuera de Galicia en Brasil, donde abrió una fábrica en el estado de Minas Gerais.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad