Estrella Galicia crece incluso más que Mahou: duplicó ventas en plena crisis

stop

La facturación de Hijos de Rivera pasó de 139 millones en 2007 a los 280 millones del último ejercicio, cuando alcanzó un 7% de cuota de mercado en España

Ignacio Rivera, consejero delegado de Estrella Galicia

en A Coruña, 02 de agosto de 2015 (22:20 CET)

Entre las empresas que han resistido con mayor pundonor la etapa de recesión económica está Hijos de Rivera. Con un crecimiento estable, en ventas y en empleo, en el último año dio un nuevo salto, elevando su facturación un 22%, hasta los 280 millones, según informó su propio consejero delegado, Ignacio Rivera. El balance de los años de crisis económica deja muy buen sabor de boca a la familia Rivera y solo es comparable con el de un puñado de empresas gallegas, como pueden ser Inditex o Altia. En 2007, la compañía que produce y distribuye Estrella Galicia facturaba 139 millones y a cierre de 2014 la cifra se había elevado algo más del 100%.

Esta evolución positiva, que coincidió con el desembarco en Brasil como productora y con las inversiones para la renovación de sus instalaciones en A Grela, ha permitido a la empresa conquistar terreno en el mercado español. Ignacio Rivera siempre defendió que el objetivo de Estrella Galicia era posicionarse en el segmento premium en el Estado después de mantener una clara hegemonía en el mercado gallego. Con la hostelería como gran aliada, el último curso implicó también una mejora de su cuota, pasando del 5% al 7% del mercado.

Los competidores

La más modesta facturación de Hijos de Rivera ha provocado también un mayor crecimiento que el resto de competidoras. En el último curso, Heineken, que controla marcas como Cruzcampo o Amstel, elevó su facturación un 4,4% en España. Mahou-San Miguel, líder del mercado, lo hizo en un 3%. Estrella Galicia lo hizo en un 20%.

Si extendemos la comparativa desde 2007, cuando se considera que comenzó la crisis económica, Mahou-San Miguel aumentó sus ventas un 10,2%. Facturó aquel año 1.046 millones, lo que equivale a un incremento de 107 millones. Hijos de Rivera factura 141 millones más. 

Damm, que completa los grupos que rondan los 1.000 millones de facturación anual, vivió un año prácticamente plano en 2014, con un incremento del 0,4%, hasta los 912 millones. El grupo de Demetrio Carceller las pasó canutas al verse atrapado en la crisis de Pescanova, pero no le fue del todo mal en el balance de la crisis. Pasó de facturar 721 millones en 2007 a 912 millones a cierre de 2014. Es un crecimiento del 26,5%, inferior al de Estrella Galicia, que duplicó ventas, pero superior en cuantía. Hijos de Rivera factura 140 millones más y Damm 191 más.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad