Estrella Galicia crece el doble que Mahou-San Miguel, primer grupo cervecero de España

stop

Tres de las cuatro mayores compañías del mercado español incrementan sus ventas en 2015, con Hijos de Rivera liderando las cifras; Damm presentará resultados este mes

Ignacio Rivera en las instalaciones de Estrella Galicia | EFE

en A Coruña, 02 de junio de 2016 (04:47 CET)

Tres grandes grupos con una facturación próxima a los 1.000 millones de euros dominan el mercado de la cerveza en España: Mahou-San Miguel, Heineken y Damm. A bastante distancia está el cuarto, Hijos de Rivera, con una facturación más reducida, 322 millones en 2015, pero con unas cuentas de lo más aseadas. Tanto que en el último ejercicio la empresa de Estrella Galicia ha conseguido crecer más que el primer grupo cervecero de España.

Mahou-San Miguel hizo públicos este miércoles sus resultados, con unas ventas de 1.177 millones (un 2,1% más) y un beneficio de explotación de 187 millones. Un buen balance para la compañía que envasa Mahou, San Miguel o Alhambra y que está realizando un gran esfuerzo de internacionalización, posicionándose en el segmento premium en mercados internacionales.



Las cifras de Hijos de Rivera

El incremento en las ventas de Mahou-San Miguel ascendió a 24 millones respecto al año pasado. Hijos de Rivera, con una facturación mucho más modesta, logró aumentar sus ventas el doble, 52 millones más respecto a los 280 millones de 2014.

La cifra, un 18,5% de aumento, puso el colofón a una dulce crisis para el grupo gallego, que durante la recesión logró elevar un 78% su plantilla, que ascendía a 963 trabajadores a cierre de 2015, según datos difundidos recientemente por la compañía gallega.

[Consulte aquí las cifras de Hijos de Rivera]



Los gigantes

Con este balance, Estrella Galicia ocupará posiciones punteras entre las cerveceras con mejor comportamiento el pasado año, a pesar de que su tamaño no es comparable al de los otros tres gigantes. Heineken España facturó 907 millones en 2014 y Damm alcanzó los 912,8 millones ese mismo ejercicio 

La multinacional holandesa vivió un año dulce, con un incremento del 25% en sus beneficios, hasta los 1.892 millones. En España, donde opera con las marcas Heineken, Cruzcampo o Amstel, no ha concretado tanto sus cifras, pero sí que ha confirmado, a través del director de relaciones corporativas de la compañía, Jorge Paradela, la tendencia positiva, con un incremento del 3,1% en producción y un aumento en la facturación próximo al 5%.

Damm celebrará su junta de accionistas a finales de este mes y, a priori, será entonces cuando desvele sus resultados.

La cruz de la moneda

Entre las grandes marcas, las que han vivido un año más atribulado han sido Carlsberg, que se despidió de 2015 con pérdidas de 392 millones; y Unicer, la compañía portuguesa que envasa Super Bock.

La empresa lusa, con buena implantación en Galicia y también en Brasil –otro de los mercados de referencia para Hijos de Rivera--, decidió cerrar el año pasado una de sus fábricas, medida que justificó por una caída abrupta en el mercado angoleño que su presidente, Rui Lopes Ferreira, cifró en un 30% de las ventas. La compañía no ha hecho público todavía su balance de 2015.

Su filial en España está domiciliada en Vigo y registró beneficios en 2014 de 328.00 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad