Estrella Galicia cierra el año alcanzando los 200 millones de facturación

stop

La empresa salva la crisis en el mercado exterior y mantiene un beneficio bruto de 70 millones, un 6% más que en 2012

Ignacio Rivera, consejero delegado de Hijos de Rivera

19 de diciembre de 2012 (15:53 CET)

Hijos de Rivera hizo los deberes a tiempo. La empresa familiar fue más allá del mercado gallego, donde mantiene su hegemonía, y se mueve con soltura en el mercado estatal --con un 3,5% de cota de mercado-- y en el internacional. Esta política de expansión e internacionalización le ha permitido reducir el impacto de la crisis económica y mantener su pauta de crecimiento. Cierra el 2012 con un beneficio bruto de explotación de 70 millones de euros (el que corresponde al Ebitda, beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones), según informó el consejero delegado de la compañía, Ignacio Rivera. El crecimiento en el último año es del 6%, y se corresponde con un incremento del 7,8% en las ventas.

Con este balance, Hijos de Rivera cierra un plan de acción de tres años, en el que la empresa ha apostado por abrir mercados, como demuestra su presencia en Brasil, China, Estados Unidos o Filipinas, entre otros países. La fórmula, que ha estado acompañada por una diversificación de los productos y la incorporación de nuevos segmentos como el agua mineral, le ha servido para alcanzar un nuevo “hito” en la historia centenaria de la empresa. Al cierre de 2012, la facturación total alcanzó los 200 millones de euros. Ignacio Rivera destacó este dato con especial “ilusión”, después de que a mediados de la última década la facturación superase los 100 millones de euros y las ventas los 100 millones de litros. “Mantenemos un crecimiento muy sólido en todos los ámbitos. Si nos hubiésemos ceñido al mercado gallego, hubiésemos pagado mucho más la crisis. En tiempos de bonanza crecimos a menor ritmo que otras empresas, pero hicimos 'peto', reducimos los gastos estructurales de la empresa. Ahora podemos seguir creciendo, a pesar de que ha bajado el consumo de cerveza un 1% y que las compras se han trasladado del bar al supermercado, lo que ha reducido la rentabilidad”, expuso Rivera.

Hacia los 250 millones

Las cuentas de la compañía marchan, hasta el momento, como un reloj. La estrategia para los próximos tres años tiene como objetivo situarse en los 250 millones de facturación a finales de 2015. El plan de inversiones de la empresa se mantiene también firme. Si en los últimos seis años han gastado 165 millones de euros, la partida presupuestaria prevista para los próximos tres está alrrededor de los 75 millones, es decir, cerca del 50%. Los objetivos de Hijos de Rivera pasan por consolidar el mercado estatal, donde quiere liderar el mercado de cerveza premium. Y abrirse paso en el Mercosur, donde continúa ampliando su red comercial en Brasil.

Estos dos ejes configuran la estrategia de Estrella Galicia, que intentará, además, diversificar más su producción. Hasta el momento, la venta de cerveza supone el 80% de los ingresos de la compañía. En su centro de desarrollo trabajan en nuevos productos, entre los que están, además del agua mineral, el vino, el tinto de verano, la sangría o los refrescos. Según reconoció Rivera, para los próximos años podemos esperar que una buena parte de estos productos se desarrolle y se comercialice como productos de gama alta, siguiendo el modelo de la cerveza 1906 Red Vintage o del agua mineral Magma de Cabreiroá.

700 empleos directos

La empresa genera, según reveló Ignacio Rivera, setecientos empleos directos y otros setecientos indirectos, un 5% más que hace un año. El balance en las dos últimas décadas arroja un incremento de plantilla cercano a los 500 trabajadores. En los años noventa, el personal de la corporación era de 250 empleados. El consejero delegado de Hijos de Rivera destacó además que el 90% de los contratos firmados por la empresa son indefinidos.

Son consecuencias positivas del aumento de la producción, que también ha obligado a la compañía a ampliar sus instalaciones en el polígono de A Grela --A Coruña--, medida “imprescindible para no quedarnos sin cobertura. Es posible incluso que tengamos que acometer una nueva ampliación durante el siguiente trienio” advirtió Rivera. En un horizonte no muy lejano, la empresa perfila un nuevo récord personal. Alcanzar los 200 millones de litros anuales en ventas. Actualmente, su producción está en torno a los 130 millones y se concentra en la planta de A Coruña.

Inversión en Novagalicia


Hijos de Rivera fue uno de los inversores que apoyó con capital a Novagalicia Banco. Ignacio Rivera se refirió a la situación financiera de la entidad, advirtiendo que las últimas informaciones eran muy recientes y que todavía no se ha reunido con la dirección de la empresa para estudiar la postura de la compañía, después de que el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) anunciará que se quedará con el 100% del capital del banco. “Nosotros no somos inversores financieros --aclaró--. Nos planteamos la inversión como un compromiso con Galicia, porque entendemos que es importante para todos tener un banco gallego. Las noticias con las que hemos desayunado esta mañana son malas para nosotros y para Galicia. Sólo puedo decir que defenderemos nuestros intereses y los de Galicia, y que el nuestro fue un planteamiento noble y honesto, para nada especulativo”, afirmó Ignacio Rivera.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad