Establecimientos de Gadis amanecen con pintadas contra el bajo precio de la leche

stop

Los sindicatos agrarios niegan tener relación con la acción de protesta

Protesta de ganaderos en Lalín

13 de noviembre de 2012 (16:03 CET)

Varios supermercados de la marca Gadis, de la distribuidora gallega Gadisa, han aparecido esta mañana con silicona en las cerraduras y cubiertos de pintadas en las que se denunciaba el bajo precio de la leche y su uso como producto reclamo para el consumidor. Según las informaciones de las que dispone Unións Agrarias (UU.AA.), esta acción reivindicativa se ha registrado en supermercados de Santiago de Compostela, Monforte, Carballo, Lalín o Lugo.

La acción de protesta se produce después de un periodo de movilizaciones de las granjas gallegas para reivindicar un aumento del precio que reciben de la industria y las distribuidoras por la leche en origen –actualmente, el segundo más bajo del Estado--, que está condenando a muchas explotaciones al cierre. Las protestas se concretaron la semana pasada en una convocatoria de huelga de entregas que tendrá lugar a partir del 27 de noviembre.

Los principales sindicatos agrarios –Unións Agrarias, Sindicato Labrego Galego y Xóvenes Agricultores-- se han desvinculado de esta acción puntual. El secretario xeral de UU.AA., Roberto García, ha asegurado que "no justifica acciones" que impliquen algún acto violento, aunque ha remarcado que es "tremendamente inmoral" que cadenas de distribución se adhieran a un código de buenas prácticas para no usar la leche como producto reclamo pero, sin embargo, lo hagan al venderla a precios por debajo de los costes de producción. Del mismo modo, SLG y XX.AA. han asegurado que desconocían esta protesta.

Críticas a Gadisa

Tras censurar la acción, García ha lamentado que una empresa gallega, que "presume de galeguidade", se sume a las grandes superficies y cadenas de distribución internacionales en la estrategia de ofrecer la leche a bajos precios. "Es un contrasentido", manifestó.

En la misma línea, la secretaria xeral del SLG pidió que se marquen unos "índices claros" del precio de la leche y "no una legislación que deje a la buena voluntad" de las cadenas la decisión de subir o no el precio, en referencia a la política del ministerio de Agricultura de fomentar los contratos firmados entre industria, distribuidoras y productores.

Por su parte, Francisco Bello, secretario xeral de XX. AA. remarcó que las distribuidoras incumplen su código de buenas prácticas y que toda la leche que baje de 60-65 céntimos significa que los ganaderos no pueden cubrir los costes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad