Esprit, que tiene a José María Castellano en el consejo y a numerosos exdirectivos de Inditex, atraviesa su peor crisis
stop

El grupo alemán, con José María Castellano en el consejo de administración, contrae un 17% sus ventas tras registrar pérdidas récord y desfondarse en bolsa

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Esprit, que tiene a José María Castellano en el consejo y a numerosos exdirectivos de Inditex, atraviesa su peor crisis

en A Coruña, 27 de octubre de 2018 (05:00 CET)

Nada parece sentarle bien a Esprit, el grupo alemán que se nutrió de exdirectivos de Inditex para desarrollar su estrategia de negocio y que parece haber entrado en barrena. Al clima excesivamente cálido y a la pérdida de clientes en la tienda física achacó la compañía un nuevo batacazo en el primer trimestre de su ejercicio fiscal, que se saldó con un desplome de las ventas del 17% con retrocesos en todas las áreas.

No son nuevas las malas sensaciones para un grupo que cuenta con José María Castellano, ex vicepresidente de Inditex, en el consejo de administración. El curso de 2018, cerrado el pasado 30 de junio, acabó con pérdidas récord de 279 millones y con la empresa reconociendo debilidades tales como “altos costes estructurales”, “falta de una clara identidad de marca” o un “exceso de tiendas no rentables”, que tuvieron como primera consecuencia la salida de la firma del mercado australiano.

De Inditex a Esprit; de Esprit a Bimba y Lola

Tan negativo rumbo tiene damnificados españoles y con pasado en Arteixo. Y no solo por José María Castellano, pues también el ahora primer espada de Bimba y Lola, José Manuel Martínez Gutiérrez, ejerció como consejero delegado hasta su marcha a la textil de las hermanas Uxía y María Domínguez, las sobrinas de Adolfo Domínguez.

Martínez Gutiérrez fue director de Distribución y Operaciones de Inditex antes de tomar el mando de Esprit, y a su alrededor se colocaron numerosos cargos intermedios procedentes de la multinacional de Amancio Ortega que todavía continúan en el grupo. Es el caso de Juan Antonio Chaparro, quien fue director de compras de una de las divisiones de Zara y ahora director general de Esprit para Asia Pacífico. También Elena Lazcanotegui y José Antonio Ramos ocupan puestos de mando en la compañía con sede en Ratingen y Hong Kong tras acumular años en los departamentos de compras y producto del gigante de Arteixo.

La crisis de Esprit en cifras

A todos ellos les aguarda una ingente tarea para reflotar el barco de Esprit. La compañía, con 25 tiendas en España, perdió fuelle en todas las áreas, recortando un 17,2% las ventas en su principal mercado, el alemán, al que se sumó el descenso del 20% en Asia Pacífico y del 15% en el resto de Europa.

Los 373 millones facturados no evitaron el retroceso en todas las líneas masculinas y femeninas y en todos los formatos comerciales, pues cayeron un 18% las ventas en retail, un 15% el ecommerce y un 15,5% el canal multimarca.

La compañía reconoció en su informe trimestral la “débil” evolución del negocio, que redujo sustancialmente sus dimensiones tanto en el volumen de ingresos como en el tamaño de la red, pues Esprit cerró 132 establecimientos, hasta quedarse en los 368 puntos de venta.

Pasará las tijeras a todo lo que no sea rentable

El grupo anunció que en un mes detallaría nuevas medidas correctivas que, según indica, pasan por fortalecer marca y producto y eliminar cuanto antes las partes del negocio “que generan pérdidas”.

La crisis de la empresa no solo allanó la salida de Martínez Gutiérrez hacia Bimba y Lola, sino también la del que fuera responsable de producto de Esprit, Rafael Pastor, otro directivo de la cantera de Inditex, donde trabajó durante 18 años. Además de los relevos en el área ejecutiva, la otra consecuencia de los malos resultados está siendo el sostenido declive en la bolsa de Hong Kong, donde ha reducido a la mitad su capitalización en un año. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad