Esparelle, el punto flaco del negocio inmobiliario de Ortega

stop

La empresa especializada en residencias de lujo amplía capital en cinco millones de euros tras perder más de 11,4 el año pasado

Amancio Ortega

29 de noviembre de 2013 (22:17 CET)

Todo el mundo tiene una china en el zapato, incluso Amancio Ortega. Esparelle, una de las sociedades inmobiliarias dependiente de Pontegadea Inversiones es la suya, por lo menos dentro del terreno dedicado a la compra venta de inmuebles. Acaba de inyectarle cinco millones de euros, y el pasado año cerró el ejercicio con unos números rojos que sobrepasaron los 11,4 millones, frente a los 337.000 euros en negativo de 2011.

Esparelle es una de las sociedades herederas de la etapa en la que el fundador de Inditex se asoció con Restaura, promotora catalana con la que tuvo negocios conjuntos en los años dorados del ladrillo para la compra y rehabilitación de inmuebles de primer nivel.

Durante 2012, la sociedad inmobiliaria alcanzó una cifra de negocios de 10,8 millones de euros. El informe de gestión de la firma indica que a pesar de los números rojos, la empresa no presenta riesgo de crédito debido a que “las ubicaciones de los inmuebles que promueve la sociedad conllevan unos precios de venta de las viviendas que suelen ir asociados con compradores de alta solvencia crediticia”. Añade además que la empresa “solicita y obtiene anticipos de los clientes” y establece penalizaciones “en el caso de preventas que no lleguen a formalizarse definitivamente”.

Patrimonio neto negativo

Los número de Esparelle no son tranquilizadores. El patrimonio neto de la inmobiliaria a 31 de diciembre de 2012 era de 72,73 millones de euros en negativo. Sin embargo, la memoria de cuentas anuales indica que no en situación de causa de disolución ya que “una sociedad de Pontegadea Inversiones concedió en el ejercicio 2010 un préstamo participativo por importe de 80 millones”. Este acuerdo, explica, con la normativa mercantil vigente computa como patrimonio neto a efectos de reducción de capital o disolución.

Entre otros inmuebles, Esparelle oferta pisos residenciales en la urbanización Jardín Botánico, en Málaga.

Pontegadea


No obstante, Esparelle no deja de ser una pequeña muesca en los negocios de Ortega con el ladrillo, que en líneas generales van viento en popa. Pontegadea, su holding familiar, a través del que canaliza la mayor parte de los bienes inmobiliarios, multiplicó casi por cuatro el patrimonio neto en 2012, que asciende a 11.670 millones de euros. Pero, además, elevó un 30% los ingresos por arrendamiento de inmuebles hasta los 191 millones.

En el portfolio de la filial Pontegadea Inmobiliaria destacan edificios como la torre Picasso, comprada por 400 millones a finales de 2011, la sede de BBVA en Barcelona, o Serrano 33, en Madrid, que alquiló a Inditex para abrir uno de los establecimientos estrella de Zara.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad