Epson reabre la guerra de la tinta con bolsas en lugar de cartuchos

stop

La multinacional japonesa presenta unas nuevas bolsas que sustituirán los tradicionales cartuchos para hacer que el consumible imprima hasta 75.000 páginas

Andrew Semple, jefe de productos de imagen de Epson, muestra la bolsa de tinta.

19 de marzo de 2014 (23:13 CET)

Cuando todo parecía indicar que no había nada que hacer, cuando el láser parecía haber destruido a la tinta en la impresión de negocios, Epson anunció un nuevo concepto con el que pretende reabrir la guerra de la tinta en la que prácticamente sólo quedan vivos HP, líder del mercado, ella misma y Canon.

La multinacional japonesa presentó este miércoles en Viena el nuevo sistema de recambio para sus impresoras de tinta. Los cartuchos son el pasado, ahora la empresa vende bolsas de tinta con capacidad de 75.000 páginas, una duración que suena a infinita para muchas empresas en comparación con las 4.000 páginas suelen tener de duración los cartuchos convencionales. Se llaman RIPS (Replaceable Ink Pack System: sistema de paquetes de tinta reemplazables).

"Al reducir al máximo los recambios, ahorramos mucho tiempo en pérdida para nuestros usuarios y para el personal técnico de las empresas y también el robo de cartuchos. Una empresa inglesa detectó que un trabajador robaba los cartuchos de la empresa para venderlos por eBay", explica Rob Clark, gerente europeo de marketing de Epson.

Los piratas al acecho

Los nuevos modelos de impresora pueden incluir un agujero para colocar un candado en el lugar donde se almacenan las bolsas con la codiciada tinta. ¿Pero cómo se las ingeniará Epson para evitar que las nuevas bolsas sean copiadas rápidamente por los imitadores y las marcas blancas?

La empresa japonesa no venderá directamente las nuevas impresoras que incorporan esta novedad, las PrecisionCore, sino que lo hará a través de canales de distribución autorizados. De esta manera, controla los cartuchos que se venden en función de las impresoras que tiene cada cliente. Además, Epson confía en que su tecnología que impide que los sedimentos de la tinta se acumulen en la parte inferior de la bolsa, en la cual invirtió 125 millones de euros en investigación, obstaculice la copia.

Tinta contra láser


El mercado de impresión, que va a la baja en muchas empresas que intentan ahorrar costes de impresión y en los hogares donde cada vez se utilizan y manipulan documentos digitales en ordenadores, tablets y teléfonos inteligentes, es un tema de preocupación dentro de los todopoderosos fabricantes de impresoras de los noventa y principios de los 2000.

"Es un tema de discusión interno incluso dentro de la propia compañía. Es cierto que hay disminución en algunas empresas y sectores pero las personas y compañías que tienen acceso a documentos y comienzan a necesitar impresoras, hacen que el mercado se mantengan", añade el ejecutivo de Epson.

Los tres sobrevivientes

La firma independiente de análisis de mercado confirmó que la las impresoras de tinta siguen teniendo futuro y auguran que el mercado crezca más que las de láser. Los defensores de esta tecnología aseguran que la tinta es más barata que el láser y consume menos energía.

A pesar de ello, cada vez menos fabricantes apuestan por la tinta en las impresoras de empresa. Lexmark ha decidido retirarse hace pocos meses de ese mercado y sólo fabricará el laser. Quedan tres grandes competidores: HP, con un liderazgo en el mercado, Epson y Canon. La guerra de la tinta parece sólo cosa de tres.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad