Epifanio Campo abre a sus hijos el grupo familiar

stop

Su hijo Jacobo Campo Sáez se incorpora a Rodonita, el principal instrumento inversor del empresario, y se suma a su hermana Blanca en el grupo

Epifanio Campo al lado de la imagen de una de las factorías del grupo en Sanxenxo

01 de julio de 2014 (22:15 CET)

Emblemáticas empresas familiares gallegas afrontan procesos de relevo tranquilos. Prueba de ello, en gran medida, es la incorporación de Jacobo Campo Sáez, en calidad de apoderado, a Rodonita, el principal vehículo inversor del empresario Epifanio Campo, que a su vez pertenece a una histórica saga empresarial gallega. Rodonita, controlada por la familia Campo Sáez, tiene intereses en diversos sectores, y ha tenido participaciones en las finanzas, la energía y el sector inmobiliario o la cerámica, entre otras.

Epifanio Campo, el líder del grupo, abre paso así a dos de sus hijos en el grupo familiar. La incorporación de Jacobo se suma a la entrada de su hermana Blanca en los negocios familiares. El goteo de nombramientos en las sociedades del grupo se está llevando a cabo desde mediados de 2012. Es así como, de los cuatro hijos del empresario, Blanca Campo Sáez se ha incorporado a tareas de responsabilidad en firmas participadas como Eólicos da Mariña, Eólicos do Morrazo, Sociedad Eólica de Ourol e Inversiones Hosteleras de Galicia. En dichas empresas ocupa el cargo de consejera y, en algunos casos, de secretaria del consejo de administración.

Diversificación

Su hermano Jacobo se ha integrado en otra de las divisiones del grupo, si atendemos a los segmentos en que está dividido el holding familiar. Así, es apoderado ya de Cerámica Campo Sáez, Epifanio Campo SL, Nueva Cerámica Campo, Pretensados Campo Villalonga, Promociones Cerámicas, Refractarios Campo y Rodonita Energía. Precisamente, una de las primeras operaciones de esta firma ha sido la inversión de 20 millones de euros en dos parques eólicos en la provincia de Lugo.

Epifanio Campo era uno de los principales accionistas del Banco Gallego, donde controlaba un 11,58%, hasta su nacionalización y posterior subasta al Sabadell. Campo era un accionista histórico del Gallego, y su entrada se remonta a la conformación de un grupo accionarial que accedió al capital de la entidad en los años noventa a través del Banco 21.

Campo litiga actualmente con el Estado en los tribunales a raíz de que el Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (FROB) realizase una operación acordeón (reducción a cero del capital y posterior ampliación) para asumir sus pérdidas acumuladas, pasando en su totalidad a manos del Estado. En su día, Campo entró en el negocio eólico junto a Manuel Jove y Elecnor. Con base de operaciones entre Sanxenxo y A Laracha, la familia Campo levantó su grupo sobre actividades como la minería, la pizarra, las canteras y la fabricación de ladrillos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad