La caravana de camiones y coches en protesta por el cierre de Endesa colapsó este martes la entrada de A Coruña. EP.

Endesa abre un 'buzón de sugerencias' para su reconversión en León

La compañía energética prueba en As Pontes la viabilidad de combustibles alternativas, como prometió al Ministerio de Transición Ecológica

La térmica de Endesa en As Pontes ha iniciado este lunes, en línea de lo comprometido en su reunión en el Ministerio de Transición Ecológica, los estudios para comprobar si es rentable el uso de combustibles alternativos al carbón. En concreto, analiza la viabilidad de la mezcla de orujillo de aceituna con lodos y carbón.

Aunque desde Endesa dudan de que estas alternativas puedan ser realmente rentables y garantizar el mantenimiento de la planta de As Pontes, la compañía se comprometió a realizar estos estudios, cuyos resultados, posteriormente, trasladará al gobierno central. Y todo esto, mientras que la compañía propiedad de Enel ha abierto el plazo de presentación de proyectos empresariales que puedan ocupar el actual emplazamiento de la central térmica de Compostilla, en Ponferrada, cuyo cierre ya anunció a finales del año pasado. Una suerte de buzón de proyectos que luego serán analizados meticulosamente, de la mano de la propia Universidad de León para estudiar su viabilidad.

Compostilla, el espejo de As Pontes

Ante la falta de perspectivas sobre qué se podía hacer en Compostilla, Endesa decidió poner en marcha el llamado Plan Futur-e, un proyecto usado por Enel en Italia para reconvertir las fábricas cerradas.

“Endesa está llevando a cabo una intensa búsqueda de proyectos empresariales en los que priman la creación de empleo y su sostenibilidad a largo plazo. La compañía favorecerá la implantación de estos proyectos en el Bierzo en la superficie actualmente ocupada por la térmica”, indica la multinacional en un comunicado. Se trata de 330 hectáreas de terreno de las que una parte tienen calificación de suelo industrial y son óptimas para proyectos de emprendimiento, ya que disponen de abastecimiento de energía y tiene acceso a gas y agua, explican desde Endesa. “También será posible aprovechar naves, equipos industriales y otras infraestructuras actualmente disponibles. Además, los promotores tendrán el amparo de una amplia oferta de ayudas públicas”, explica la firma de Juan Sánchez-Calero.

Tanto la plantilla de As Pontes como las autoridades gallegas tienen un ojo puesto en la térmica de Compostilla, así como en la de Teruel, factorías ambas que tendrán que dejar de operar antes de junio del año próximo. En ambos territorios, Endesa tiene en marcha un “plan de futuro” que busca una reconversión industrial. Fuentes de la compañía han asegurado que la hoja de ruta para As Pontes sería muy similar.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad