Ence se mete en el bolsillo 9,5 millones con el recorte a sus proveedores

stop

Veinte asociaciones de propietarios y 200 empresas paran el suministro de eucalipto ante la bajada de precios

La madera certificada aporta valor al monte y a las empresas

21 de abril de 2014 (23:50 CET)

Cada día llegan a la planta de Ence cerca de 260 camiones cargados de unas 20 toneladas de madera cada uno para abastecer a la pastera de Pontevedra. Esa inversión en materia prima se reparte entre un gran número de pymes y propietarios que venden el eucalipto para generar celulosa, biomasa o energía. Esta cadena bien engrasada se ha salido del engranaje. Cerca de 200 empresas y veinte asociaciones de propietarios que se despliegan por el noroeste gallego han cerrado, desde este lunes, el suministro. Protestan ante la bajada de precios, 3, 5 euros por tonelada, anunciada por Ence, Portucel y Celbi, las tres compañías que aglutinan el 90% de las compras en la zona, según estimaciones de la agrupación de propietarios Promagal.

La rebaja, que ha desatado un terremoto en el sector forestal gallego, supondrá para Ence un ahorro de 9,5 millones en sus plantas de Pontevedra y Navia, que se abastecen en Galicia. El centro de Lourizán consumió entre 2010 y 2012 una media de 1,3 millones de toneladas de madera al año, según consta en la declaración ambiental de la pastera. El recorte, por lo tanto, supondrá un ahorro de 4,5 millones en la planta pontevedresa. En Navia, la cifra de consumo fue ligeramente superior, hasta los 1,4 millones de toneladas. Ence dejará de gastar para su fábrica asturiana 5 millones de euros en el pago a sus proveedores. La compañía también traslada madera gallega a su centro de Huelva, aunque en menor volumen.

El parón suma adhesiones


Ence explicó que este ahorro servirá para compensar el negativo impacto de la reforma energética impulsada por el Gobierno central en los procesos de generación de energía de la pastera. Nada se sabe de las razones de las compañías portuguesas, que aplicaron una rebaja equivalente casi al mismo tiempo. Entre los proveedores de Ence, tanto empresas subcontratadas como productores, sospechan de un acuerdo de precios entre las pasteras.

Por ello han decidido frenar el suministro como medida de presión para forzar un pacto que “evite la ruina” de muchas pymes. “Han comprado ya la madera y ahora la tendrán que vender a un precio menor”, explica una de las sociedades que ha secundado el paro. A estas empresas, cerca de 200 entre Galicia y Asturias, se han sumado otras 19 asociaciones de propietarios que se reunieron en el municipio de Vicedo.

Acuerdo "histórico" contra las pasteras

No solo decidieron secundar el paro, sino que crearán una comisión de seguimiento en coordinación con las madereras para seguir el proceso. “Es un acuerdo histórico entre los propietarios de montes y la industria de la madera”, explica Ramón Reimunde, vicepresidente de Promagal.

El objetivo es ahora extender el paro iniciado este lunes a las empresas proveedoras del norte de Portugal y a los transportistas. De entrada, el parón perjudica mucho más a Ence que a las dos pasteras portuguesas, que concentran la mayor parte de su suministro en el país luso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad