Ence minimiza su dependencia de España

stop

Italia, Alemania y Francia concentran la mitad de sus ventas mientras el mercado español pierde peso

Planta de Ence en Pontevedra vista desde Lourido

12 de julio de 2014 (14:04 CET)

Ence, y en general la industria vinculada de una u otra forma al sector maderero, sabe que debe exportar para crecer y ser rentable. La pastera lleva tiempo haciéndolo de manera decidida y sus números muestran los síntomas: el mercado español se reduce y el europeo crece. No cabe esta vez señalar a la reforma eléctrica, que sí que empuja los planes de expansión de la pastera en materia de generación de energía hacia fuera y, por tanto, también a la fuga de inversiones.

La estrategia y el comportamiento de la demanda de celulosa responden a otros parámetros. Ence realizó la mitad de sus ventas en tres países: Alemania (19%), Italia (20%) y Francia (11%). En los tres mercados ha mejorado sus registros. ¿Qué sucede en España? En 2010 suponía el 19% de los ingresos por venta de celulosa de la compañía y tres años después este porcentaje se ha reducido al 15%.

Se repliega en Asia

La pastera acapara el 16% de la cuota de mercado en Europa, un punto por encima de su trozo del pastel en 2012. Este crecimiento europeo, sobre todo en los países señalados (Francia, Alemania e Italia) ha ido acompañada de un repliegue en Asia. Un repliegue considerable.

Las ventas fuera del viejo continente se redujeron un 34% y la mayoría se realizan en países asiáticos. El peso de estos mercados se aligeró,  pasando de concentrar el 12% de los ingresos por celulosa de la pastera en 2012 a solo el 8% al año siguiente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad