Ence firma la paz con las madereras: renegociará la bajada de precios

stop

La pastera renuncia a aplicar el recorte a la madera en stock de sus proveedores a cambio de que se tenga en cuenta el impacto de la reforma eléctrica en futuros contratos

Juan Luis Arregui, presidente de Ence

17 de mayo de 2014 (00:54 CET)

Sobre el papel, tiene aires de histórico el acuerdo alcanzado por Ence con las madereras que le suministran eucalipto y que, después de un mes de parón, han decidido reanudar las entregas a la pastera a partir de este lunes. Así lo han decidido las empresas en una reunión en Vilalba en la que aceptaron las propuestas de la compañía presidida por Juan Luis Arregui. Los puntos neurálgicos del acuerdo son dos e implican una cesión por cada una de las partes en conflicto.

Ence renuncia a aplicar el recorte de 3,5 euros por tonelada de madera al stock acumulado por sus proveedores. Era esta una de las principales reivindicaciones de las madereras, que adquirieron eucalipto para abastecer a Ence antes de la bajada de precios. Con el recorte, el producto se vendería a un precio más bajo del esperado provocando importantes pérdidas para las empresas suministradoras. La pastera acepta negociar la compra de este stock individualmente con cada proveedor y teniendo como precio base las tarifas previas al recorte “para no crear pérdidas injustas” a las madereras, según comunicó el colectivo de empresas.

A cambio, los proveedores de la planta de Pontevedra y Navia (Asturias) asumen que el dinero que recibirán en futuros contratos será menor. El impacto de la reforma eléctrica y la consiguiente reducción de ingresos de Ence por generación de energía se reflejará en el precio de la madera.

¿Frente común o cortafuegos?


Esta es la parte coyuntural, la más prosaica del acuerdo rubricado este viernes por las empresas suministradoras de Ence y que todavía tiene flecos por cerrar. Entre ellos, conocer la rebaja que aplicará la pastera en los futuros contratos por culpa de la merma de ingresos en la producción de energía con biomasa forestal. En este motivo se justificó cuando aplicó el recorte de 3,5 euros por tonelada.

La segunda parte del acuerdo es a largo plazo y enriquece de manera notable la relación de Ence con las empresas que le suministran madera, cerca de 200 pymes entre Galicia y Portugal. La pastera acepta abrir una mesa de negociación permanente con representantes de la compañía y proveedores, ya no solo para establecer un espacio de diálogo y evitar otro motín, sino para “ir de la mano en la negociación con las administraciones públicas de cara a facilitar la operativa forestal” y para “analizar y buscar soluciones a los problemas coyunturales y estructurales que afectan al subsector del eucalipto”.

Arregui entra en escena

Con ese ambicioso objetivo describieron las empresas de aprovechamiento forestal el nuevo foro abierto con Ence. Quedará por ver cómo se constituye y evoluciona la propuesta que puede servir como espacio para limar asperezas entre ambas partes o elevarse como un frente común en el proceso modernizador del monte gallego. Una misión que necesita de la implicación de todos sus agentes, como se ha dicho en casi todos los debates abiertos sobre el asunto. Se verá en el futuro.

De momento, la propuesta tendrá como prólogo un encuentro entre los proveedores y el propio presidente de Ence, Juan Luis Arregui, en una fecha todavía por determinar.

¿Y Portucel y Celbi?

Mientras la paz vuelve al monte gallego, las otras dos pasteras que habían bajado los precios a la par que Ence y por idéntica cuantía aunque sin explicar sus motivos, siguen ocupando un papel secundario en el proceso. Según ha transmitido el colectivo de empresas madereras, tanto Celbi como Portucel seguirán la estela de Ence en la negociación y se sumarán a los acuerdos que adopte la compañía con sede en Lourizán.

A pesar de que han calificado como "positivo" el nuevo escenario que se abre tras el paro, los proveedores han lanzado un dardo al compañía de Juan Luis Arregui. Han recordado que las pymes forestales no son meros "intermediarios" de empresas mayores y que en ningún caso debe atribuírsele a ellos ningún "encarecimiento" de la madera, algo que había insinuado Ence en su último comunicado. "El encarecimiento" intermedio de la madera hay que buscarlo en otro punto de la cadena de valor y no en el aprovechamiento directo del monte y la gestión forestal integral que practican estas empresas", setencian.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad