Ence entra en pérdidas en plena guerra con los madereros

stop

La compañía pastera registra números rojos de 14 millones en el primer trimestre del año

La madera certificada aporta valor al monte y a las empresas

06 de mayo de 2014 (12:38 CET)

Las aguas no bajan tranquilas para Ence. El grupo pastero ha entrado en pérdidas en el primer trimestre del año. En concreto, ha registrado números rojos por valor de 14 millones frente al beneficio de 13 millones obtenido un año antes. La compañía, en su comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) achaca el resultado a la reducción de las ventas de electricidad a raíz de la reforma del Gobierno.

Este es un argumento que la compañía lleva empleando desde hace tiempo para justificar muchas de sus decisiones. Por ejemplo, la bajada de precios a los madereros por tonelada de producto que ha realizado junto con Portucel y Celbi y que ha desatado toda una guerra en el sector. Tanto que esta semana 200 pymes madereras se sentarán con los grupos para demandarles una mejora y levantar el plante que han iniciado contra los gigantes empresariales.

Caída del Ebitda


A finales del primer trimestre del año, la deuda financiera neta de Ence se situó en 224 millones de euros, un 2% que la registrada en el primer trimestre del año pasado. Además, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado se situó en 13,7 millones, lo que supone un descenso del 69%. De nuevo, la compañía aduce que la caída tiene su origen en los nuevos impuestos en energía, así como por la propuesta de una nueva retribución a las energías renovables y la cogeneración.

Las ventas de electricidad se redujeron un 46% en los tres primeros meses del año, unos 30 millones de euros, mientras que las de celulosa cayeron un 13%.

Plantas


La producción de celulosa en las plantas del grupo de Juan Luis Arregui también ha caído. Un 6% en el primer trimestre de 2014 en comparación con el mismo período del ejercicio pasado. Según la pastera, el decrecimiento se debe a un “peor comportamiento de las plantas de Huelva y Navia”, además de por la parada de mantenimiento en la factoría de Lourizán, en Pontevedra, que se realizó en marzo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad