Vista exterior de la fábrica de Ence en Pontevedra / Ence
stop

La compañía pone cifras al impacto que supondría la anulación de la prórroga de la concesión de su factoría gallega, algo que califica de "improbable"

en A Coruña, 15 de marzo de 2019 (14:29 CET)

El cambio de criterio del Gobierno sobre la factoría de Ence en Pontevedra podría costarle 185 millones de euros a la compañía. Así lo revela la pastera en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que avanza que considera un posible cierre como algo “improbable”.

Este sería el coste millonario que tendría que afrontar la compañía en el caso de que la Audiencia Nacional anule la prórroga en la concesión de su factoría en Lourizán, tal y como reclaman el Ayuntamiento de Pontevedra, la Asociación por la Defensa de la Ría de Pontevedra y Greenpeace con el respaldo ahora del Gobierno.

El desglose de los gastos

Ence realiza sus estimaciones sobre un escenario de obligado cierre sin reubicación de la planta en otro lugar. De estos 185 millones de euros de gasto extraordinario, la mayor parte -111 millones de euros- se corresponderían al impacto por la pérdida de uno de los activos estrella de la compañía.

Otros 43 millones de euros tendrían que ser desembolsados para llevar a cabo las tareas de desmantelamiento de la factoría, 16 millones de euros, a la cancelación de contratos ya en vigor, mientras que los 15 millones de euros restantes irían dedicados a abonar el coste del expediente de regulación de empleo (ERE). El número total de trabajadores directos en la factoría pontevedresa asciende a 400 y de su actividad dependen otros 4.700 empleos indirectos en sectores como el forestal o el del transporte.

La noticia no ha sido bien recibida por los inversores, que han reaccionado vendiendo acciones de la compañía. Ence vuelve a liderar las cáidas en bolsa en la sesión de este viernes, en la que ya se deja más de un 5%.

Hemeroteca

Ence
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad