Empleados del Popular-Pastor salen a la calle contra el ERE

stop

Los sindicatos consideran "inasumibles" los 435 despidos previstos y aseguran que la plantilla ya está "muy ajustada"

Los trabajadores del Popular-Pastor en la última protesta en Compostela | EP

en A Coruña, 08 de octubre de 2016 (15:09 CET)

El ERE del Popular-Pastor se ha cebado con Galicia y la reacción de los trabajadores no se ha hecho esperar. Este sábado, unos 200 empleados del grupo procedentes de todos los rincones de la geografía gallega se concentraron en Santiago en contra del ERE que afecta a 435 trabajadores de la comunidad, 2.894 a nivel estatal.

Los trabajadores concentrados criticaron, entre otras cosas, la "nefasta gestión" del Consejo de Administración del banco. La secretaria sindical del Grupo Popular, Rosa María Conde, asegura que el número de afectados en Galicia es "inasumible". "Peleamos para que no exista ningún despido forzoso, y que si alguien se tiene que marchar se vaya por voluntad propia y con una condiciones económicas que le permitan mantener su proyecto de vida", relató.

Bajas voluntarias

"Nuestra intención es reducir al máximo lo que ellos llaman salidas voluntarias: esas 1.100 personas. Y queremos que todas las salidas sean mediante prejubilaciones, porque hay una plantilla lo suficientemente mayor como para que eso sea así", explicó Conde, quien considera que es la propia entidad la que "tiene que asumir" que se ha llegado a esta situación "por una nefasta gestión del tema del ladrillo que tiene el banco en cartera".

A continuación, aseguró que las plantillas "ya están muy ajustadas": "Y eso se nota en la atención a los clientes, en la calidad del servicio, y no vemos como es posible que con esta reducción de plantilla se siga manteniendo la viabilidad de la empresa".

Servicio menguado

El próximo martes día 11 habrá una reunión en la que se explicará a los empleados el plan de negocio del banco y "cómo pretenden sacar adelante la empresa recortando de esta manera tan salvaje". En este sentido, apuntó que, actualmente, los trabajadores están haciendo horas extra no retribuidas y padeciendo "prolongaciones de jornada salvajes".

Conde también se ha referido al cierre de oficinas en el rural gallego. "Podría haber sitios del rural que se quedarían sin servicio", alertó, para luego concretar que podrían ser cierres totales o aperturas parciales. "Abrirían, a lo mejor, dos días a la semana, con lo cual el servicio quedaría bastante menguado".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad