Emilio Santos: “La silvicultura protege mejor al monte que los hidroaviones”

stop

El economista reconoce que la estructura de la propiedad “es un desastre” y aboga por la innovación en el sector

Emilio Santos Vilariño

23 de abril de 2014 (03:09 CET)

Emilio Santos, representante de la Fundación Barrié y directivo durante 31 años del primer grupo maderero gallego, Finsa, defendió el papel de la innovación y la investigación como motor del sector forestal gallego en un entorno cada vez más competitivo. “La investigación en madera es casi genética, selección de especies. Se necesitan equipos trabajando a largo plazo y se necesita la implicación de muchos agentes”, explicó el economista.

Una de las mayores enfermedades que achacó al monte gallego es una estructura de la propiedad “que es un desastre, es antieconómica”. Explica en la proliferación de pequeñas parcelas que no alcanzan la hectárea repartidas entre miles de propietarios la razón de que un 30% de la superficie forestal en Galicia esté desaprovechada.

Abandono

De esta manera, apremió a encontrar fórmulas para hacer rentable el minifundio y evitar el abandono. "Inglaterra tuvo el mismo problema de abandono de la propiedad y lo resolvió poniendo impuestos al propietario que no cuidaba su monte", apuntó.

“El monte trabajado y rentable no arde. La selvicultura protege mejor que los hidroaviones”, apostilló.

La hoja de ruta, atascada

Santos participó en el informe de la Asociación de Becarios de la Fundación Barrié y la consultora The Boston Consulting Group para mejorar el aprovechamiento forestal de Galicia. En el estudio, que fue un encargo del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se proponían una serie de medidas para generar cerca de 21.000 puestos de trabajo en el sector. Dice el informe que con una inversión de 485 millones se lograría un impacto económico de 2.700 millones.

El documento se presentó a finales de julio del pasado año y se han puesto en marcha solo dos medidas, una relacionada con el aprovechamiento de la biomasa y otra con el banco de tierras. Un bagaje escaso. “No sé porque no acaba de arrancar”, reconoció Santos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad