El verano encoge las sicavs de los ricos gallegos y rebaja su rentabilidad

stop

El bajón más acusado lo registran Soandres, de Sandra Ortega, y Brunara, en la que participa Felipa Jove; entre las dos, se dejan 22 millones de patrimonio en tres meses

Sandra Ortega, José María Castellano, Manuel Jove y Fernández Somoza | EFE

en A Coruña, 15 de noviembre de 2015 (22:49 CET)

Parón en la dieta de engorde de las sicavs de las grandes fortunas gallegas, esas sociedades que tienen como bondad tributar al 1% durante su vida diaria, si bien no son tan ventajosas fiscalmente como acostumbra a pensarse, pues una vez que se retira el dinero, pasan a un tipo entre el 21% y el 27%, en función de la plusvalía.

Los ricos gallegos han abrazado estas sociedades de inversión, que en los últimos años de la crisis han crecido de manera notable, alcanzando un patrimonio conjunto cercano a los 1.000 millones de euros. Al menos, entre las que conocemos.

Sin embargo, esta senda de crecimiento se truncó el pasado verano, y el informe de resultados del tercer trimestre muestra descensos en todas las sociedades de inversión variable vinculadas a fortunas gallegas, además de mostrar bajas rentabilidades.

La caída más marcado viene de mano de las dos más grandes, la de Sandra Ortega y la participada por Felipa Jove, hija del dueño de Inveravante, Manuel Jove. Entre Soandres de Activos y Brunara se han escapado 22 millones de patrimonio.

Sandra Ortega y Felipa Jove

Soandres, la sicav de la heredera de Rosalía Mera, presentó un patrimonio de 405,1 millones en el tercer trimestre, frente a los 419,5 que tenía en el segundo. La retabilidad se sitúa en un 0,67%.

Brunara, por su parte, presenta una rentabilidad negativa y un patrimonio que descendió en 8 millones, hasta los 153,2. La sicav en la que participa Felipa Jove destaca porque pierde 3 millones respecto al arranque del año, algo que no sucede en el caso de Sandra Ortega.

Las familias

La familia Ortega, a pesar de que Amancio Ortega acabó con dos de sus sicavs, sigue manteniendo una importante presencia en estos vehículos de inversión. El matrimonio formado por Dolores Ortega y Juan Carlos Cebrián tiene Silleiro y Vivero, y ambas fueron a la baja. La primera redujo su patrimonio 1,4 millones, cayendo hasta los 22,3. El patrimonio de la segunda se reduce en dos, quedándose también en 22,3 millones. En el caso de Silleiro, la sicav mantiene una buena rentabilidad en el balance de ejercicio, del 3,23%.

Josefa Ortega, hermana del fundador de Inditex, también ve como pierden fuelle Jogami y Escarivel, que pesan casi un millón menos que hace tres meses.

A la familia Jove también hay que sumar las del patriarca, Manuel Jove, que opera con Doniños y Bourdet. Como la de su hija, ambas han reducido patrimonio. En conjunto, suman 900.000 euros menos, en torno a los 45 millones.

Las otras fortunas gallegas

En el terreno de las sicavs también se mueven Francisco Botas, CEO de Abanca, José María Castellano, ex presidente de Novagalicia, y la familia Freire, que montó un imperio metalúrgico en torno a Megasa.

Rumbo, de Francisco Botas, ha sido tradicionalmente una de las sicavs con mejores rentabilidades entre las grandes fortunas gallegas. Sin embargo, presenta cifras negativas, -1,07, en los nueve meses de ejercicio. Mantiene un patrimonio de 45 millones.

La de José María Castellano, Carivega, encogío desde los 6,09 millones a los 5,59; mientras que Tietar, vinculada a la familia Freire, se mantuvo más o menos estable, en los 10,3 millones.

En conjunto, el patrimonio de las sicavs de los ricos gallegos cayó cerca de 27 millones en el tercer trimestre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad