El último cartucho de Blusens: pide una quita del 65% a la banca y empezar a pagar en tres años

stop

Las entidades acreedoras están dispuestas a realizar un esfuerzo para rescatar a la filial Tecnhology pero consideran excesivas las demandas de la compañía

José Ramón García, presidente de Blusens

28 de octubre de 2014 (03:19 CET)

La negociación entre Blusens y la banca acreedora para pactar el rescate de la filial Blusens Technology, que entró en concurso hace un año con un pasivo de 45 millones, está un poco menos atascada que hace una semana, pero sigue sin llegar a buen puerto. Durante todo este tiempo, la compañía ha solicitado una elevada quita, siempre por encima del 50%. Las entidades, por su parte, están dispuestas a ceder un poco más de la cuenta para lograr un acuerdo. Les gusta Blusens, pero consideran que vuela demasiado alto y piden que rebaje sus aspiraciones para cerrar un convenio que satisfaga a ambas partes.

La compañía que preside José Ramón García ha empezado a hacerlo. En su última propuesta plantea una quita del 65% sobre la deuda y empezar a pagar dentro de tres años. No parece un mal trato para la empresa con domicilio en Santiago, pero lo cierto es que el primer borrador propuesto por la compañía --y que los acreedores ya rechazaron-- solicitaba una quita todavía mayor, del 75%, y un periodo de carencia de dos años.

Se arreglan los plazos, pero no la quita

La principal diferencia favorable a la banca es que Blusens, de salir adelante la actual propuesta, pagaría cerca de un 16% de la deuda al tercer año, aumentando progresivamente los porcentajes en los siguientes. Anteriormente, proponía empezar a pagar entre el 1% y el 2% los primeros años, con una progresividad muy lenta. Los acreedores juzgaron inadmisible una dinámica que los obligaba a esperar más de ocho años para cobrar una parte significativa de la deuda --que se devolvería íntegramente en diez-- y después de asumir una quita del 75%.

El nuevo borrador es mejor principalmente por los plazos, pero tampoco convence a la totalidad de los bancos atrapados, entre ellos, Popular, Abanca, Bankia, Santander o BBVA. Algunas de las entidades han expresado su malestar ante la elevada quita, que dificulta decisivamente cerrar el acuerdo. En todo caso, las posturas se han acercado. El objetivo es que esta misma semana el convenio esté negro sobre blanco y listo para tramitar.

Juega a favor de Blusens Technology que los bancos ven con buenos ojos la compañía, por su internacionalización y por tratarse de una empresa altamente innovadora. Se da por hecho en el pool que no la dejarán caer, pero otra cosa son los términos del rescate.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad