El turismo de reuniones dispara la competencia entre los hoteles gallegos

stop

Algunas casas rurales también se han convertido en una opción para pequeños congresos

Una de las salas de reuniones del Hotel Puerta del Camino, en Santiago

29 de enero de 2013 (00:53 CET)

El turismo de congresos o las reuniones de directivos de empresas en los hoteles ha disparado la competencia en los establecimientos gallegos. Con las cifras del turismo tradicional en caída libre debido a la crisis, nadie quiere desaprovechar la oportunidad. Según indican desde el sector, esto se ha traducido en “una considerable guerra de precios para estos paquetes”, sobre todo en zonas como Santiago de Compostela.

“Hace unos meses hubo dos congresos en Compostela. Al final, fue una famosa hospedería la que se llevó el gato al agua con unas ofertas muy fuertes para estas dos reuniones por las que todos compitieron. Ahora mismo, este tipo de huéspedes ya no son los de antes. Ahora lo que prima es la oferta más barata”, explican varios hosteleros de la capital gallega.

Más competencia

La guerra de precios que genera la caza del congreso se debe, además de por la consabida crisis, porque la competencia cada vez es mayor. Los hoteles modestos también están entrando en el circuito debido a que la situación económica ha hecho que muchas empresas rechacen llevar a sus directivos a establecimientos de cuatro o cinco estrellas.

César Ballesteros, presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi) explica como el sector ha perdido un volumen importante de clientes que acudían en viajes de negocios. “Ahora las empresas se limitan mucho a la hora de alojar en estos establecimientos solo al presidente o al director general de la compañía, como mucho. Evitan al máximo este gasto. Entre otros motivos, porque el contexto actual daña la imagen de la entidad que los directivos se alojen en hoteles de cinco estrellas”, cuenta.

Un espacio distinto


Aunque tímidamente, hasta hay casas rurales que comienzan ya a ofertar servicios de reuniones. “No es algo muy habitual aunque sí que hay establecimientos que están consiguiendo tener reuniones de empresarios aunque de carácter reducido”, comenta Cesáreo González, presidente de la Federación Gallega de Turismo Rural (Fegatur).

González explica como, aunque hay hasta dos casas rurales en los alrededores de Santiago que están llevando a cabo congresos, estos no son de gran tamaño. “Una casa rural podría albergar como máximo un congreso de unas treinta personas”, indica.

Promoción en el mercado británico

La Secretaría Xeral de Turismo de la Xunta sabe que el turismo de reuniones ha crecido en los últimos años y por ello, el pasado fin de semana ha participado en Gibraltar en el evento Meet & Talk, destinado específicamente al mercado británico.

El Gobierno gallego destaca que el incremento de plazas hoteleras, así como la creación de palacios de congresos y la aparición de empresas especializadas son los factores que más han influido en el despegue de este tipo de turismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad