El turismo de Lugo respira tras el fin de la huelga de basuras

stop

El volumen de negocio de hoteles y hostelería se desplomó un 35% en julio

Bolsas de basura acumuladas junto a los contenedores de Lugo  | EFE

07 de agosto de 2014 (14:04 CET)

Después de casi dos meses de huelga, la dirección de Urbaser, concesionaria del servicio de recogida de residuos en Lugo, y los representantes sindicales han alcanzado un preacuerdo para poner fin a un paro de 59 días que inundó las calles de la urbe con bolsas de basura y malos olores.

La propuesta conlleva la readmisión de 11 miembros del comité de huelga despedidos, aunque serán sancionados, y una subida salarial del 60 % del IPC del año en curso. Urbaser también desembolsará una gratificación anual de 100 euros este año, de 150 en 2015, de 200 euros en 2016 y de 450 en 2017.

Este pacto, que incluye mejoras en la política de turnos y calendario laboral de la empresa, ha logrado que los trabajadores desconvoquen la huelga para alivio de vecinos, comerciantes y todo el sector turístico de la capital lucense.

Caída de ingresos


Porque si los ciudadanos lo han pasado mal con los residuos acumulándose en pleno mes de agosto, también atesoran cuitas hoteleros y empresarios de hostelería. Las cifras que maneja la Asociación Provincial de Hostelería indican que el volumen de negocio se desplomó entre un 30 y un 35% en julio. Del mismo modo, detectaron un aumento de las cancelaciones, que achacan a la mala imagen que transmitía la urbe en informativos de televisión y periódicos.

En la comparativa con los datos provinciales, también sale perjudicada la ciudad amurallada. El aumento de visitantes de julio se situó en el 5% de media en la provincia, mientras que en la capital lucense apenas superó el 1%, según la Asociación de Empresarios de Hostelería de Lugo.

Reclamación de daños y perjuicios

Por ello, ahora respiran aliviados, junto a comerciantes y vecinos. El presidente de la asociación , Cheché Real, así lo ha reconocido, antes de felicitar a la ciudadanía de Lugo por "por todo lo que tuvo que soportar durante estos casi sesenta días y el daño de la imagen turística con la proyección al exterior, con la imagen de la basura acumulada".

Real recuerda, pese a todo, que sigue sobre la mesa la posibilidad de pedir responsabilidades por daños y prejuicios, tras estos 58 días de paro. "Vamos a intentar, a través de los asociados con las llamadas que hagan, en caso de que se sientan afectados por perdidas importantes, dar curso al gabinete jurídico para estudiar una posible demanda, en cuanto a reclamar daños y perjuicios por la huelga siempre y cuando tenga posibilidad de prosperar", afirmó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad