El sindicato del 15M inmiscuirá a Podemos en la crisis de BQ

stop

El fabricante se compromete a no despedir este año; pero los sindicatos dan por hecho que habrá recortes y se movilizarán

Espacio de BQ en el Mobile World Congress de Barcelona.

M, 12 de marzo de 2016 (01:00 CET)

El único fabricante de teléfonos móviles en España, BQ, ha logrado evitar el primer paro de trabajadores para protestar contra la externalización de su servicio de post-venta y reparaciones.   BQ, una exitosa empresa que abandera la marca España en la fabricación de móviles, tabletas e impresoras 3D, ha logrado una mejora en el rendimiento de sus productos, por lo que ha llegado a la conclusión de que no necesita tanto personal interno para las reparaciones como antes.  

Pero la tensión laboral no ha sido cerrada. Somos Sindicalistas, el sindicato mayoritario en la empresa, llamará a políticos de Podemos, de Izquierda Unida y de las mareas para futuras movilizaciones que --están convencidos-- se producirán.

El diputado de Podemos Rafa Mayoral y otros tres compañeros parlamentarios de su partido habían confirmado su asistencia a la manifestación de BQ abortada in extremis el miércoles pasado. El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, también ha ofrecido apoyo mediático a la causa.  

Los líderes políticos de la izquierda emergente también habían manifestado su apoyo a los trabajadores de Coca-Cola y a los de Airbus. 

Más información a los trabajadores  

La plantilla había convocado a manifestaciones y a paros para esta semana pero un acuerdo de última hora logró abortar los dos paros previstos. El presidente del comité de empresa, del sindicato emergente Somos Sindicalistas, surgido el 15M, anunció en un comunicado su desacuerdo con desconvocar las movilizaciones, ya que considera que el conflicto aún no ha sido subsanado.

Miguel Martín, presidente del comité, declinó hacer comentarios sobre el conflicto abierto en la plantilla.   La empresa se ha desprendido de 90 trabajadores en el área de postventa y reparaciones. Los sindicatos aseguran que la política de la compañía es externalizar la reparación y servicio técnico a terceras empresas.  

La irrupción sindical  

Para lograr la desconvocatoria de los paros y las manifestaciones, ha prometido que no habrá más despidos durante este año. También se ha comprometido a informar a los trabajadores sobre las medidas de externalización que adopte la compañía.  

El comité de empresa acepta que la compañía tome decisiones destinadas a mejorar su posición de mercado pero se opondrá a la externalización de trabajadores. La compañía, que hasta ahora ha tenido completa libertad de decisión, deberá ahora consultar y pactar las medidas más traumáticas con los sindicatos que fueron creados en abril del año pasado.  

Descentralizar el servicio técnico  

BQ dispone de unos 1.400 trabajadores y la mitad de ellos están dedicados a la reparación, un trabajo por el que la compañía está reconocida por una alta calidad en el servicio de postventa. Asegura que su propósito no es externalizar a grandes empresas sino que el servicio técnico no se concentre en Madrid y se distribuya en las pequeñas tiendas de barrio.  

La pérdida de empleo motivó la convocatoria de dos paros, algo con lo que la compañía nunca se había enfrentado desde su creación en 2009.  

La empresa española, que cuenta con un 6% de cuota del mercado móvil, ha sido pionera en la fabricación de móviles en España. Es la única empresa que diseña y produce y diseña móviles desde Europa con un equipo de unos 600 ingenieros.  

La compañía quiere ganar cuota de mercado y pretende reducir los costes en un año en el que no prevé grandes crecimientos como en 2015. Los fabricantes están convencidos de que los usuarios cuentan con móviles nuevos y no está prevista la renovación masiva de terminales como en años anteriores. Prevé un futuro de crecimiento lento o, incluso, estancamiento. Y para ello se prepara.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad