El sector teme que no se construyan los parques eólicos comprometidos

stop

La Asociación Eólica de Galicia tiene 110 parques en proceso de tramitación según datos de marzo. Muchos creen que la suspensión de las primas y la falta de inversiones hará desistir a las empresas

23 de mayo de 2012 (22:11 CET)

La anulación de primas por parte del Gobierno y la escasa financiación por parte de la banca levanta dudas entre el sector eólico. Muchos creen que en la comunidad gallega, los parques industriales proyectados en el último concurso eólico quedarán, precisamente, en el aire.

Según datos de la Asociación Empresarial Eólica, la retribución de este tipo de energía ascendió a casi 512 millones de euros en el primer trimestre del año, un descenso de más del 3% con respecto al año pasado.

El pasado enero, el ministro de Industria, José Manuel Soria, suspendió mediante un decreto la concesión de primas a las nuevas instalaciones de generación de energías renovables. La moratoria no será retroactiva sobre las plantas ya existentes, pero afecta de lleno a los 2.325 megavatios adjudicados en el último concurso eólico de la Xunta de Galicia.

En la actualidad, en Galicia hay decenas de parques eólicos que están en fase de tramitación. Atendiendo a las cifras, la Asociación Eólica de Galicia (EGA) tiene, según datos de marzo de 2012, cerca de 110 parques eólicos en fase de tramitación.

Enel Green, Acciona y Gas Natural

Enel, Acciona o Gas Natural son las grandes empresas que más parques tienen ya funcionando en la comunidad --50 en total--, sin embargo desde el sector se asegura que pasará tiempo hasta ver levantarse otro complejo de estas características. Un dato que para muchos municipios es especialmente negativo, pues esperaban que la llegada de los eólicos se tradujese en puestos de trabajo.

Los empresarios del viento gallego optan por la cautela y prefieren no hacer consideraciones sobre su futuro, aunque sí conceden que el sector se vio fuertemente tocado tras la suspensión de primas.

Los otros actores en el proceso de los parques eólicos aseguran sin tapujos que no creen que la mitad se vaya a llevar a cabo.

Sindicatos


“Una vez sacadas las primas, no veo mucha solución, precisamente porque sin las ayudas estatales el megavatio no es rentable para las empresas, tardarían más de quince años en que lo fueran”, explica Francisco Gayoso, responsable del sector energético en Comisiones Obreras.

“Actualmente no solo no hay ayudas, sino que tampoco hay financiación, por lo que, aunque es crudo, pensamos que no se va a instalar ningún parque para los 2.325 megavatios que se repartieron en el último concurso”, indica.

Propietarios

Los propietarios de las tierras en donde se instalan los eólicos tienen opiniones similares. José Antonio Diéguez, de Ventonoso, explica como, por el momento, las empresas están sacando sus proyectos a exposición. “Algo que podemos comparar con sacar el carné de conducir sin tener el coche”, explica.

Diéguez explica como hay un período muy amplio entre este proceso de exposición del proyecto y la realización del parque eólico. De hecho, explica como muchas compañías ni siquiera avisan a los propietarios de que sus terrenos entran dentro de los proyectos de construcción de los eólicos.

“La verdad, parece un corralito del eólico. Hay mucha gente que está muy alarmada porque de repente recibe un día una carta y cree que la van a expropiar. Estamos cansados de dar charlas últimamente y encontrarnos con este problema”, comenta el cooperativista que explica que, según sus cálculos, se ha procedido a la exposición de un 20% del total de proyectos adjudicados en el último concurso.

“Pero está claro que la situación está muy mal, después de las primas y sobre todo por la falta de fondos. Eso está llevando a que los empresarios ahora presionen tanto a los propietarios de las fincas como a los propios ayuntamientos en los que se proyectaron los parques”, dice.

Más competitiva que la fotovoltáica

Otros expertos en el sector, como el profesor de la Universidad de Vigo Xavier Simón sostienen que los parques eólicos se acabarán construyendo, aunque en un horizonte lejano.

Según explica Simón, autor de numerosos estudios sobre la energía eólica en Galicia, el hecho de que no exista ya “inseguridad jurídica” --el PP levantó especial polémica al volver a repetir el concurso del bipartito-- y la modernización del sector juegan a su favor.

“Creo que si los parques están en proceso de trámite es por algo. Aunque sea tarde, se acabarán por hacer, porque la energía eólica sí es competitiva, al contrario que la fotovoltaica o la biomasa. El promotor sabe que sacará beneficios”, explica, para añadir que, “de ningún modo” se sacarán los beneficios que percibieron las empresas de los primeros concursos. 



Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad