El sector pesquero ‘pide el rescate’ ante los daños del temporal

stop

Flota, marisqueo, lonjas y mayoristas aseguran que es el peor invierno en 30 años

Olas desde la costa de Camariñas | EFE

15 de febrero de 2014 (13:13 CET)

El temporal amenaza con llevarse por delante parte del sector pesquero gallego, que no vivía una situación tan crítica desde que el petrolero Prestige se hundió frente a las costas de Galicia. La Federación Galega de Cofradías ha solicitado a la Xunta “medidas urgentes” para corregir los daños económicos y materiales ocasionados por un mes y medio de viento y lluvia que impiden pescar y mariscar, además de destrozar sin pudor embarcaciones y equipo.

En un escrito dirigido a la Consellería de Medio Rural e do Mar, las cofradías solicitan la mediación del Gobierno gallego ante el Instituto Social de la Marina "para conseguir la exención total de las cuotas de Seguridad Social del primer trimestre de 2014", así como el aplazamiento y pago fraccionado de las deudas existentes del último trimestre sin recargos, para la flota pesquera de bajura y el marisqueo. Es la primera de cinco demandas que tienen como objetivo aliviar a un sector que vive el invierno más duro de los últimos 30 años.

Más financiación

Así lo constata Basilio Álvarez, patrón mayor y uno de los vicepresidentes de la federación de cofradías, que asegura que las 28 embarcaciones amarradas en su puesto han sufrido daños y deben ser reparadas. Además, indica que los ‘riceiros’, el nombre que reciben los grupos de entre 25 y 40 nasas, requerirán arreglos de cerca de 300 euros por nasa.

Ante esta situación, extensible a toda la zona afectada por el temporal, las cofradías demandan "hacer gestiones" ante el Igape, ICO y otras entidades financieras para "abrir líneas específicas de financiación con intereses al 0% destinadas a recuperar la capacidad productiva".

Exención de tasas

Las reivindicaciones del sector se fundamentan en que viven una situación excepcional ya que "la gente no gana, no ingresa nada" desde hace casi dos meses, según afirma Manuel Martínez, el patrón mayor de Fisterra. "Pese a todo hay que pagar la Seguridad Social", apunta.

Una de las demandas de las cofradías es que se establezcan "medidas de exención y de pagos fraccionados en las tasas portuarias y otras aplicadas a la actividad pesquera y marisquera".

Compensar el tiempo perdido

En un tercer apartado, las cofradías abogan por "articular medidas económicas especiales para los autónomos y trabajadores del mar", de modo que "compensen" el cese de actividad provocado por el mal tiempo.

Por último, instan al departamento autonómico a "establecer ayudas económica para regenerar los bancos marisqueros tras la gran mortandad de moluscos a causa del exceso de agua dulce".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad