El sector carga contra los otros negocios del cabecilla de las 'farmacias SL' 

stop

Almorín formó parte de Uninova, una sociedad a la que la profesión acusa de competencia desleal en los precios de la parafarmacia. Además, es directivo de Cofares, el mayor distribuidor farmacéutico de España

Cartel de la farmacia Almorin

11 de mayo de 2012 (22:18 CET)

El cabecilla de los farmacéuticos gallegos que adoptaron la personalidad de sociedades limitadas en sus establecimientos a pesar de ir contra de la ley, Emilio Almorín Romo, es un personaje conocido y polémico desde hace años en el sector por todos sus negocios. “Hay tanta gente que lo alaba como que lo crítica, no deja a nadie indiferente”, comenta a Economía Digital un farmacéutico de la zona. Varios profesionales de A Coruña comentan que sus actividades siempre han rozado la competencia desleal.

Almorín no solo posee una farmacia constituida como SL, aún en contra de la ley, sino que es un cargo destacado de Cofares en Galicia, la mayor distribuidora técnica farmacéutica en España. “Primero nos hace competencia desleal siendo SL, pero luego nos quiere vender sus medicamentos”, apuntan.

Competencia desleal en parafarmacia


Las actividades de Almorín no quedan ahí. En el año 2001 varias farmacias gallegas constituyeron la empresa Uninova SL, dedicada al comercio al por mayor de productos farmacéuticos. Según denuncian varios profesionales, esta empresa propició también que se generasen competencias desleales en cuanto a precios de productos de parafarmacia.

“Los precios de productos de parafarmacia son libres en función de cómo se los compres a las distribuidoras. Ocurrió que en Uninova se juntaron muchas de las farmacias más grandes de Galicia, las que tenían por lo menos mayor tradición. Lo que hicieron dentro de ese grupo fue rebajar muchísimo los precios de los productos de parafarmacia, hasta un punto en el que los demás farmacéuticos no podían competir”, comentan.

“Esto se supone que no lo hacían por ganar más dinero con la venta de productos de parafarmacia, sino que esos precios tan bajos servían de reclamo para que la gente fuera allí con las recetas”, dicen empresarios del sector.

El fin de Uninova

Sin embargo, y aunque Uninova parecía un negocio muy rentable, esa sociedad ya no existe en la actualidad. En cuanto a los motivos que llevaron a su disolución, en el sector apuntan a una mala gestión. Los antiguos socios no aportan datos. “Esa sociedad en este momento no existe. No sé por qué”, zanja el regente de una farmacia santiaguesa que formaba parte del grupo.

Por todo esto, muchos farmacéuticos pusieron el grito en el cielo cuando fueron conocedores del régimen de cotización al que se había acogido la farmacia de Almorín Romo, así como otras seis más en la comunidad gallega. “No puede decir que no es competencia desleal porque es mucho más beneficioso ser sociedad limitada que autónomo, empezando porque si ocurre algo, el que responde en este caso es la sociedad, no el titular de la farmacia a nivel único”, opinan.

El Colegio Provincial de Farmacéuticos 'no se mete'


A pesar del rechazo del sector al hecho de que determinadas farmacias gallegas se constituyesen en su momento como sociedades limitadas, Emilio Almorín sigue defendiendo la “legalidad” de sus acciones. Argumenta que la autorización para ser SL se la dio el Colegio Provincial de Farmacéuticos hace ya 13 años.

A día de hoy, el Colegio Provincial de A Coruña prefiere no entrar en la polémica. “En relación con el tema de las farmacias SL, el Colegio de Farmacéuticos de A Coruña prefiere no extenderse en declaraciones al tratarse de un tema que está en el ámbito judicial”, declaran. “No obstante, de acuerdo con la normativa vigente no habría lugar a este tipo de situaciones ya que se contempla al farmacéutico titular como persona física al frente de una oficina de farmacia, y no como persona jurídica”, añaden.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad