El secreto de Tino Fernández: la televisión paga todos los sueldos del Deportivo

stop

El club presenta un agujero de 90 millones tras sanear las filiales y cumplir con Hacienda

Tino Fernández durante una junta de accionistas del Deportivo | EFE

en A Coruña, 08 de diciembre de 2015 (05:28 CET)

Las mejores cuentas "reales" de la historia del Deportivo, según las definió Tino Fernández al presentarlas ante los accionistas, marcan tambien el primer balance completo del presidente que sustituyó a Augusto César Lendoiro con la misión de reflotar un club en bancarrota. Tras cerrar los acuerdos con Hacienda y las entidades financieras, Sabadell y Abanca, para el pago de la deuda, la gestión del también presidente de Altia se ha centrado en contener gastos y tapar el agujero de las filiales, recortando las que estaban en pérdidas y reforzando las rentables.

Al Deportivo le queda, según las cuentas cerradas en junio de 2015, un agujero patrimonial de 90 millones --6 menos que hace un año básicamente porque se ha pagado deuda-- y un pasivo por devolver de 106,1 millones. Para abonar lo que debe depende casi en exclusiva de los ingresos que genera cada año, que en el pasado ejercicio ascendieron a 32,3 millones. El abultado patrimonio neto negativo, esos 90 millones que lo sitúan en causa de disolución, no son otra cosa que la diferencia entre los activos del club –concesiones, propiedades...-- y las deudas contraídas.

La televisión es la clave

Si no se pueden vender activos, o al menos no arreglarían demasiado el problema, al Deportivo le queda aferrarse a los ingresos que genera cada año. De hecho, el consejo de administración reconoce en la memoria que tres temporadas en Segunda División, con la merma de ingresos que supone, harían casi imposible cumplir con los compromisos adquiridos. La clave para cuadrar las cuentas está en el dinero de las televisiones.

El club facturó por retransmisiones 18 millones. La cuantía es suficiente para cubrir todos los gastos del Deportivo en sueldos – incluídos jugadores, cuerpo técnico y empleados--, que ascendieron a 17,2 millones.

Así se paga la deuda

De esta manera, los ingresos por venta de mercaderías, abonos y publicidad, además de los ingresos por competición, solo tienen que cubrir otro tipo de gastos. Ascendieron a más de 14 millones de euros. En material deportivo, transporte y otros gastos de aprovisionamiento, el club se gastó 1,1 millones. El resto va directamente al pago de deuda e impuestos o a la cuenta de beneficios de la entidad.

Las filiales vuelven a la rentabilidad

La otra buena noticia para Tino Fernández es que las filiales del Deportivo han dado claras muestras de mejoría. Se enfrentaba a dos en números rojos, hasta el punto de que tuvieron que ser rescatadas, y a otras dos que ya era rentables. Estas últimas son Clínica Deportivista, que da servicio a la plantilla y a clientes externos; y las Deportiendas, en el estadio de Riazor y Marineda City. La primera presentó beneficios de 11.000 euros y las segundas de 70.000.

Otro cantar es Desporhostelería Playa Club, ahora reconducido como una mera sociedad que alquila los inmuebles a terceros. Pese a ello, siguió mostrando números rojos por valor de 8.426 euros y mantenía a cierre de junio un patrimonio neto negativo de 426.739 euros. Iris también continúa de capa caída, con pérdidas de algo más de 3.000 euros. En todo caso, las dos filiales en rojo del Deportivo han mejorado notablemente sus números. Playa Club perdía el año anterior más de 1,1 millones, e Iris hacía lo propio con números rojos por valor de 83.387 euros.

Hemeroteca

R.C.Deportivo
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad