El Sabadell dispara las provisiones ante la asunción de pérdidas por la CAM

stop

SE ACTIVA LA PROTECCIÓN DE ACTIVOS DE LA CAJA ALICANTINA

Juan Carlos Martínez

El consejero delegado de Banc Sabadell, Jaume Guardiola (izquierda), y el presidente de la entidad, Josep Oliu (derecha), en una imagen de archivo
El consejero delegado de Banc Sabadell, Jaume Guardiola (izquierda), y el presidente de la entidad, Josep Oliu (derecha), en una imagen de archivo

desde Madrid, 24 de julio de 2015 (15:06 CET)

Los resultados presentados por el Banco Sabadell, correspondientes al cierre del primer semestre, no han sido bien recibidos por los mercados, y ha provocado un aluvión de venta de títulos con caída de la acción por encima del 3%.

En principio, nada hacía esperar esta reacción, con esos beneficios superiores a los 352 millones registrados, la mejora generalizada de los márgenes y el aumento del valor que va a provocar la adquisición  del banco británico TSB.

Pero, las provisiones de 1.750 millones acumuladas durante los seis primeros meses del año han sido determinantes para que los inversores acogieran los resultados de la manera que lo han hecho.

En noviembre se activa la EPA de la CAM

Tanto el consejero delegado, Jaime Guardiola, como el director financiero, Tomás Varela, se afanaban en quitar hierro al asunto. "Tenemos una línea recurrente de provisiones de entre 800 y 900 millones de euros anuales, y hemos decidido aportar también los resultados extraordinarios", reiteraba una y otra vez Varela, insistiendo en que al final de 2015 estas dotaciones estarían en línea con los 2.500 millones aportados el pasado ejercicio, asumiendo así que serían aproximadamente otros 750 millones los que se destinarían a este fin en el segundo semestre de 2015.

Al margen de las habituales provisiones para cubrir insolvencias y provisiones de la cartera de valores e inmuebles, a finales del presente ejercicio, como se preveía, se va a tener que activar el Esquema de Protección de Activos (EPA) para cubrir las pérdidas que genere la gestión de activos problemáticos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), la caja adquirida por el Sabadell en 2011 por un euro. "En noviembre tendrá que empezar a pagar el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)", confirmaba Guardiola.

Pérdidas provisionadas

En principio, no habría mayores problemas ya que, en su momento, el Sabadell anunció que, desde el principio, dejó cubierto ese 20% –unos 5.000 millones de euros– que le correspondería aportar por la totalidad de los 24.000 millones cubiertos por la EPA. Ahora, según el propio Guardiola, las pérdidas totales estarían en unos 18.000 millones, y quedarían entre 10.000 y 13.000 millones en junio de 2021 cuando finalice la cobertura de este esquema de protección por parte del FGD.

Pero quizás, lo que no pensaban en la entidad financiera es que tuvieran que empezaran a perderlos realmente tan pronto. "A partir de noviembre empezaremos a generar liquidaciones positivas", confirmaba Jaime Guardiola. El alcance de esa primera liquidación está por determinar, aunque, según el propio consejero delegado, podría llegar a 500 millones de euros.

Nueva unidad de vivienda social

La presentación de los resultados del Sabadell sirvió a Guardiola para abordar algunos asuntos de actualidad, como las comisiones de las tarjetas de crédito, el impacto de la inminente sentencia del macrojuicio sobre las cláusulas suelo, las posibles operaciones de concentración que pudieran producirse en el sistema financiero español –"estamos pendiente de lo que pudiera surgir, pero no vemos nada a corto plazo a pesar de lo que se viene comentando", decía–, o el anuncio de la creación de una unidad de activos de vivienda social.

"Ya está aprobada por el consejo y haremos una presentación ad hoc para recoger la inquietud de la sociedad", señalaba Guardiola en relación a esa nueva unidad que están perfeccionando y que ha surgido tras las sendas reuniones mantenidas por el presidente José Oliu con las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau, respectivamente.

Comisiones cajeros y juicio cláusulas suelo

Respecto a la decisión tomada por parte del BBVA y Caixabank de cobrar 2 euros a quienes usen sus cajeros automáticos sin ser clientes, Guardiola, aunque no lo dijo explícitamente, dio la impresión de que se trata de una opción que están barajando. "Estamos estudiando la estrategia y siguiendo la tendencia del mercado para decidir lo que más nos convenga", apuntaba tras comentar que están llevando a cabo una gran inversión sobre 800 de los 3.200 cajeros automáticos con los que cuentan.

No quiso entrar Guardiola a elucubrar sobre las consecuencias negativas de una sentencia negativa en el macroproceso judicial que sigue contra las cláusulas suelo. "Nos parece que es pronto y, además, se trata de una primera instancia y es recurrible", dejaba caer el consejero delegado la inmediata interposición de un recurso ante una sentencia negativa para sus intereses.

Visión de la marca y Solvia

"La marca pertenece al dominio de los clientes y el Atlántico no aportaba ningún hecho diferencial. Una decisión racional que tiene mucho sentido geográfico. No parecía coherente mantener esta marca en el Mediterráneo", comentaba Guardiola la decisión tomada de dejar únicamente la 'marca Sabadell'. Lo mismo ha sucedido con la desaparición de Sabadell CAM. "Las ventajas son menores que los inconvenientes", concluía.

La futura venta de Solvia, la filial inmobiliaria también fue abordada de manera sutil por el consejero delegado del Sabadell al señalar que "algún día tiene que tener algún valor industrial ya que el mercado lo está valorando y, en su momento, permitirá generar plusvalías". Mientras llega ese momento, "seguimos trabajando en convertir a Solvia en el mejor servicer inmobiliario", decía Guardiola.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad