El rural gallego pierde servicios

stop

Farmacias o sucursales de entidades financieras corren el riesgo de desaparecer

Aldea abandonada en Ourense

11 de enero de 2013 (20:22 CET)

El rural sufre de forma especial la crisis económica y los recortes que conlleva. A la fuerte destrucción de empleo en el sector agrario y ganadero gallego se une ahora la posibilidad del desabastecimiento de servicios para la población. Entidades financieras y farmacias podrían ser las primeras en levantar el vuelo.

El borrador del anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales que prepara el Ministerio de Economía de Luis de Guindos ha abierto la posibilidad de liberalizar el sector farmacéutico español. El profesional farmacéutico ya no ostentará en exclusiva la propiedad y titularidad de los establecimientos, lo que, según los críticos con la medida, sólo servirá para que holdings empresariales y grandes grupos se hagan con las farmacias.

Adiós a las farmacias en zonas poco habitadas

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (Fefe) sostiene que si la ley sale adelante en los términos planteados, en las farmacias se potenciará únicamente la competitividad, lo que llevará a la desaparición aquellas de poco interés mercantil o situadas en zonas de baja densidad poblacional.

Vicente Álvarez, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ourense, sostiene que la norma, de aprobarse, será “catastrófica para el rural”. “Soy optimista, porque contamos con el apoyo del Ministerio de Sanidad y de la Xunta en este sentido, pero desde luego, sería un golpe muy duro para el rural perder oficinas de farmacia que siempre han actuado, de forma velada, ofreciendo una suerte de atención primaria, entre comillas, que el sector médico agradece mucho”, indica.

Novagalicia Banco

Pero esta no es la única amenaza de desabastecimiento en el terreno de los servicios que pesa sobre el rural gallego. El proceso de adelgazamiento en la red de oficinas de Novagalicia Banco ordenada por Bruselas, hace peligrar la continuidad de muchas sucursales de ayuntamientos del rural donde la entidad dirigida por José María Castellano es la única que opera.

Según aseguran los sindicatos con representación en la plantilla de NCG, el argumento del banco consiste en que el cierre de estas oficinas no debe implicar la pérdida de clientes, puesto que no hay competencia. Novagalicia es la única entidad con presencia hasta en 80 concellos gallegos, la mayoría de ellos en las provincias de Lugo y Ourense.

Entidades como la Diputación de Lugo ya han dado la voz de alarma. Sostiene el organismo presidido por José Ramón Gómez Besteiro que el proceso de reestructuración financiero no puede desencadenar el “desequilibrio territorial”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad