El rival de Hércules de Armamento busca planta en A Coruña

stop

IFFE comenzará a producir en Vigo pero planea regresar “a casa” si el negocio prospera

El alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, con representantes de Grupo IFFE

18 de octubre de 2014 (23:31 CET)

Entre los frentes abiertos que rodean a la Fábrica de Armas de A Coruña, y hay unos cuantos, queda por saber qué pasará con el proyecto que no salió vencedor en el concurso de Defensa, el que encabeza el grupo IFFE. La compañía está pendiente de recibir la comunicación oficial del Ministerio de la adjudicación a Hércules de Armamento para impugnar el concurso, pero mientras la burocracia avanza, tiene que cumplir con los clientes con los que había comprometidos encargos. Los mismos que le sirvieron para ganar puntos a la hora de optar a gestionar la antigua Santa Bárbara.

El tiempo apremia porque IFFE espera tener listas y testadas las muestras de composites este mismo miércoles para hacer frente a los compromisos del primer encargo. En marzo, debe entregar más de mil unidades. ¿Qué hacer? Como adelantó este medio, la compañía buscará refugio en Vigo, en la empresa de uno de los miembros del equipo de IFFE, lo que supondrá situar el arranque productivo de la compañía en la ciudad olívica. Pero la vocación de la compañía es regresar a tierras herculinas  y trasladar su plan de negocio a una planta coruñesa.

Paso a paso

La compañía prevé una inversión inicial en hornos y prensa que ronda los 280.000 euros. En Vigo no tendrán que hacer este primer desembolso ya que la planta ya está equipada y lista para funcionar. Pero también tiene un problema. “En caso de éxito claro, no permite instalar otro horno”, explican en IFFE. Es decir, no se pueden ampliar las instalaciones, lo que cortaría la evolución de una compañía que prevé arrancar con una facturación de 300.000 euros mensuales (100.000 euros cada diez días, exactamente). Por tanto, las opciones serían deslocalizar parte de la producción a otra planta o, la que más convence al grupo, buscar una planta en A Coruña.

“En principio no debería ser complicado encontrar instalaciones mecanizadas y que tengan un nivel de actividad del 10%.  De este tipo, se pueden alquilar o subcontratar en cualquier polígono coruñés”, explican en la empresa, que reiteran su compromiso para incorporar a los 61 trabajadores, o al menos, a parte de los empelados despedidos de la Fábrica de Armas. La previsión para el curso que viene es estar en enero, si los plazos van a buen ritmo, o en marzo, si va más lento, funcionando a tres turnos diarios y con la posibilidad de incorporar un tercer turno el fin de semana.

¿Competencia?

La opción de regresar a la ciudad herculina se materializaría si la empresa logra la dimensión adecuada y tiene suficientes encargos. En IFFE rechazan que esto suponga una competencia para la propia Fábrica de Armas pues Hércules de Armamento y ellos presentaron modelos de negocio muy diferentes, el segundo más volcado con la industria militar y el primero con la civil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad